El Ayuntamiento bilbaíno deberá izar "a diario" la bandera española y en un lugar "preferente" de la balconada. Así lo señala la sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), que obliga de facto al Consistorio de la capital vizcaína a cumplir con lo establecido en la Ley de Banderas.

Mi espíritu no está en favor de colocar ninguna, porque las banderas siempre traen problemas

El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna ha afirmado que
acata "por obligación y no por devoción" la sentencia del TSJPV. Para Azkuna, las enseñas crean "confrontación".

El primer edil aseguró que la resolución judicial, contra la que ya no cabe recurso por ser firme, fija un criterio de colocación permanente, que el Ayuntamiento y el acalde acatarán, "como no puede ser de otra forma en un Estado de Derecho, en el que la justicia manda y el alcalde acata".

Por obligación

Sin embargo, según dijo, su "espíritu no está en favor de colocar ninguna, porque las banderas siempre traen problemas". Azkuna recordó que el proceso se inició cuando el último subdelegado del Gobierno del PP planteó un recurso contra el Ayuntamiento de Bilbao, exigiendo la colocación de las banderas de una forma permanente, a lo que el Consistorio planteó diversas impugnaciones que se han desestimado, y ahora el TSJPV obliga a "colocar de manera permante la bandera española en el Ayuntamiento".

Según dijo, "a nivel personal y como nacionalista vasco puedo amar una bandera", pero las enseñas "han servido en general para generar confrontación", por lo que la deción de no colocar ninguna en el Consistorio ha evitado, a su julio, "muchos problemas". Azkuna afirmó que la sentencia que obliga a colocar las banderas será "aplaudida" por algunos y "rechazada" por otros, pero la mayoría de los bilbaínos, que "son gente sensata" tendrán "mayores preocupaciones que el poner la bandera o no".