Polígono
Polígono EUROPA PRESS

En 2017, las familias en concurso en Cantabria se redujeron un 47% respecto al año anterior, pasando de 17 en 2016 a 9 el año pasado. Mientras que las empresas que pusieron en marcha este procedimiento se dispararon un 20,9%, hasta las 52.

En tasa intertrimestral (cuarto trimestre sobre tercer trimestre de 2017), el número de deudores concursados se disparó un 157%, hasta un total de 18. De octubre a diciembre las familias en quiebra pasaron de ninguna en el tercer trimestre a cuatro en el citado periodo, mientras que las empresas en esta situación se incrementaron un 100%, pasando de siete a 14.

De las 52 empresas que entraron en concurso en 2017, un total de 40 eran sociedades de responsabilidad limitada (casi el 77 del total), cinco más que en el ejercicio anterior, mientras que ocho eran sociedades anónimas frente a solo una en 2016 (+700%). Las personas físicas con actividad empresarial bajaron un 20% en los procesos concursales en tasa interanual, al pasar de cuatro a cinco.

Durante el pasado año, los concursos voluntarios subieron un 9,6% en relación con 2016, hasta sumar 57, en tanto que los concursos necesarios cayeron a la mitad, de ocho a cuatro en 2017. Por clase de procedimiento, los concursos ordinarios repuntaron un 4,7% en tasa interanual mientras los abreviados no registraron variación, hasta 22 y 39 procesos, respectivamente.

Casi el 27% de las empresas que entraron en concurso en 2017 en Cantabria tenían como actividad principal el comercio, seguido de la construcción con el 17% y la industria y energía (11,5%).

Asimismo, la estadística refleja que el 32,7 de las empresas concursadas tiene entre uno y dos asalariados, mientras un 13,4% tienen entre seis y nueve, y un porcentaje similar entre 16 y 19.

El 28,8% de las empresas concursadas el pasado ejercicio tiene una antigüedad de 20 años o más; el 23% de cinco a ocho años de existencia; y el 13,4% hasta cuatro años.

El 36,5% de las empresas concursadas en 2017 se concentraron en el tramo más bajo de volumen de negocio (hasta 250.000 euros).

DATOS NACIONALES

Las familias y empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas sumaron 5.131 durante 2017 en toda España, lo que supone un descenso del 2,3% respecto a 2016.

Este descenso anual fue consecuencia del retroceso en un 4,7% de las empresas en concurso, hasta sumar 4.095, ya que las familias que se declararon en quiebra se incrementaron un 8,4% en el conjunto de 2017, encadenando su segundo ascenso anual consecutivo tras el de 2016 (+47,3%). En total, 1.036 familias entraron en concurso el año pasado.

Sumando familias y empresas, el número total de deudores concursados alcanzó la cifra de 5.131 en 2017, un 2,3% menos que en 2016. Se trata del cuarto descenso anual consecutivo después de los retrocesos del 8,6%, del 21,1% y del 26,7% registrados en 2016, 2015 y 2014, respectivamente.

Previamente, en los años 2013, 2012 y 2011 los deudores concursados subieron un 9,5%, un 32,2% y un 15%, respectivamente. En 2010, por el contrario, los deudores concursados descendieron en torno a un 7%.

Por tipo de concurso, en 2017 se registraron 4.772 concursos voluntarios, un 2,4% menos que en 2016, y 359 necesarios, un 1,4% menos. Atendiendo a la clase de procedimiento, los ordinarios disminuyeron un 6,4% y los abreviados un 1,7%.

Según la forma jurídica, el 80,7% de las empresas concursadas en el año 2017 eran Sociedades de Responsabilidad Limitada, un total de 3.304, un 3,4% menos que en 2016. Por su parte, 427 empresas declaradas en concurso el año pasado eran Sociedades Anónimas, un 10,9% menos, mientras que 240 eran personas físicas con actividad empresarial, un 4,8% más.

El 36,8% de las empresas concursadas en 2017 se encontraban en el tramo más bajo del volumen de negocio (hasta 250.000 euros) y eran, principalmente, Sociedades de Responsabilidad Limitada.

Según Estadística, el 79,8% de los deudores concursados en el año 2017 eran empresas (personas físicas con actividad económica y personas jurídicas).

CONSTRUCCIÓN Y HOSTELERÍA, DONDE MÁS BAJAN LOS CONCURSOS

Por actividades, las de comercio y resto de servicios concentraron el 37% del total de empresas concursadas en 2017. Las actividades económicas que más recortaron los concursos el año pasado fueron construcción (-19,4%); hostelería (-18,1%), y actividades administrativas (-10,9%).

Por contra, las actividades donde más aumentaron los concursos el año pasado estuvieron lideradas por la agricultura, ganadería y pesca (+13,6%); transporte y almacenamiento (+10,8%) e industria y energía (+2,5%).

Por actividad económica y tramo de antigüedad, el 22,3% de las empresas que concursaron en el año 2017 tenían una antigüedad de 20 o más años. Por su parte, el 20,6% tenían cuatro o menos años de antigüedad.

La actividad económica con mayor porcentaje de empresas concursadas con una antigüedad de 20 o más años fue el comercio (28,7%).

En 2017, Cataluña volvió a ser la comunidad autónoma con mayor número de deudores concursados (1.131), seguida de Madrid (847) y Comunidad Valenciana (747). Estas tres comunidades concentraron el 53,1% del total de deudores concursados. Las regiones con menor número de deudores concursados fueron La Rioja (22), Navarra (58) y Cantabria (61).

DATOS DEL CUARTO TRIMESTRE

Durante el cuarto trimestre de 2017, el número de deudores concursados ascendió a 1.380, un 6,4% menos que en el mismo periodo de 2016 y un 41,5% más en tasa intertrimestral (cuarto trimestre de 2017 sobre tercer trimestre del mismo año).

Del total de concursos declarados entre octubre y diciembre del año pasado, 1.084 los presentaron empresas, un 7,5% menos que en el mismo periodo de 2016 y un 41,5% más que en el tercer trimestre de 2017.

Por su parte, las familias que se declararon en concurso en los tres últimos meses del año pasado alcanzaron las 296, un 2% menos que en el cuarto trimestre de 2016 y un 41,6% más en tasa intertrimestral.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.