Luis de Guindos y Pierre Moscovici
Luis de Guindos y Pierre Moscovici COMISIÓN EUROPEA

Ni el daño sobre el turismo, ni el infligido sobre el empleo, ni la fuga de más de 3.000 empresas de Cataluña como respuesta al procés independentista han logrado amilanar el camino de la recuperación económica en España.

"Las consecuencias para el crecimiento de los recientes eventos en Cataluña han permanecido contenidas", subraya este miércoles la Comisión Europea en su informe invernal de previsiones económicas. Sus analistas han decidido elevar una décima el augurio de crecimiento del PIB español para 2018. Del 2,5% que se estimaba en otoño, se pasa al 2,6%. Es decir, unos 1.100 millones más de riqueza para el país.

Bruselas considera que la economía española se beneficiará este año de la "fuerte" inercia positiva cargada al lomo desde el segundo semestre de 2017 a pesar, eso sí, de haber aflojado el empuje en los últimos tres meses del ejercicio. "Esa tendencia de crecimiento es lo que nos ha hecho revisar al alza el crecimiento de 2018 sobre lo que anticipábamos en otoño", dice el informe. La previsión para 2019 se mantiene en el 2,1%.

El conflicto político catalán, pues, no ha logrado frenar la inercia positiva. Pero el Ejecutivo Comunitario tampoco lanza las campanas al vuelo y resalta el mismo elemento de incertidumbre que vislumbran otros organismos como el FMI o la OCDE . "Los futuros acontecimientos [en Cataluña] podrían todavía tener un impacto, aunque en estos momentos no podemos anticipar su magnitud", dice el informe de Bruselas.

Un crecimiento más "moderado"

La previsión de las autoridades comunitarias se pone al frente del resto de organismos. Ese 2,6% supera la estimaciones para la economía española que han calculado el FMI (2,4%), la OCDE (2,3%), el Banco de España (2,4%)... e incluso el propio Gobierno español.

El Ejecutivo mantiene de momento su previsión de crecimiento para 2018 en el 2,3%, aunque el presidente Mariano Rajoy ya ha advertido de que en breve revisará esa cifra al alza y el ministro de Economía Luis De Guindos, ha apuntado este mismo miércoles que "la economía será capaz de crecer en torno al 3% superando los problemas políticos de los últimos meses".

Previsión de crecimiento 2018 2019
España 2,6% 2,1%
Alemania 2,3% 2,1%
Francia 2,0% 1,8%
Italia 1,5% 1,2%
Reino Unido 1,4% 1,1%
Zona Euro 2,3% 2,0%

Fuente: Comisión Europea

Si se cumple la previsión de Bruselas, España volverá a ser la gran economía de la UE que más crecerá este año, por encima de Alemania (2,3%), Francia (2,5%), Italia (1,5%) o Reino Unido (1,4%). Pero parece difícil que vuelva a crecer otra vez por encima del 3%, como en los tres ejercicios pasados. Y eso supone una desaceleración que la Comisión no oculta en su informe. Bruselas espera una "ralentización" del consumo privado, una "moderación" de la creación de empleo, un crecimiento "en tasas ligeramente menores" de las exportaciones.

Los antiguos amigos que tenía España en forma de vientos de cola también empiezan a dar la espalda. El Ejecutivo comunitario advierte a España que empezará a "desvanecerse" la facilidad financiera que la política de tipos bajos de BCE ofrecía al consumo de los hogares, y se verá afectado por el "lastre" que la subida de los precios del petróleo supondrá para los españoles.

La inflación, eso sí, finalizará el año con una media del 1,6%. Son dos décimas más de las que Bruselas había calculado en su última previsión. Pero también supone un alivio si lo comparamos con 2017, que cerró con una media de inflación del 2% y produjo una pérdida de poder adquisitivo para los pensionistas, funcionarios y asalariados en convenio.

Del déficit publico, esta vez, no se ha dicho nada. La CE solo publicará ya previsiones de desajustes presupuestarios dos veces al año y esta vez, en el informe invernal, no tocaba. La última cifra que proporcionó Bruselas para España, en todo caso, era un 3,1% de agujero en 2017 y un 2,4% en 2018. El primero cumpliría el objetivo. El segundo lo sobrepasaría en dos décimas pero estaría ya debajo del 3% que significa salir del escrutino comunitario.

"Es posible y deseable que no haya países de la eurozona en el procedimiento por déficit excesivo, si es posible esta primavera", dijo el vicepresidente económico, Pierre Moscovici, durante la presentación del informe, sugiriendo que España —el único país que supera el límite— podría rebajar su desajuste por debajo del 3% que exige Bruselas para salir del procemiento por déficit excesivo. Si es así, lo dirá oficialmente Eurostat en abril.