El 'boom' inmobiliario muestra su agotamiento
Edificios en construcción en el litoral español. (ARCHIVO)

La vivienda preocupa. Los españoles creen que es el segundo mayor problema del país. Y, aún más, cuando se les pregunta por el problema que más les afecta personalmente, el acceso a un hogar sube hasta la primera posición, según el barómetro del CIS.

Su imparable escalada de precios atemoriza a quienes buscan una casa propia. Las concentraciones por el acceso a una vivienda digna han sido constantes en todas las ciudades españolas, popularizando el lema ‘No vas a tener casa en la puta vida'. Pero la tendencia está cambiando.

El metro cuadrado de vivienda libre cuesta 2.054,5 euros y las VPO, 1.035 euros

Desde hace años, las inmobiliarias y el sector de la construcción venían advirtiendo de que la burbuja se iba a desinflar. Y las cifras registradas en 2007 han venido a darles la razón. En la primera mitad de este año (últimos datos del Ministerio de Vivienda), el precio de la vivienda subió un 5,8%; en el mismo periodo de 2006 la subida fue del 10,4%. Desde 1998 no se recuerda un incremento de precios tan bajo.

Comprar una vivienda en España cuesta ahora una media de 2.054,5 euros por metro cuadrado. Si es de protección oficial, el precio se reduce a la mitad: 1.035 euros.

Los expertos vaticinan que 2008 será el año del cambio. El freno en la escalada de los pisos puede llegar al punto de hacer bajar los precios, lo que significaría de hecho el fin del ‘boom' inmobiliario que ha marcado la economía española de la última década.

Cae la vivienda usada

Esto ya ha ocurrido con la vivienda de segunda mano. En las principales capitales, su precio ha caído durante 2007: en Madrid ha bajado un 0,9%; en Valencia, un 0,7%; y en Barcelona, un 0,5%.

Lo que es una buena noticia para los ciudadanos, sobre todo para los jóvenes, es una mala noticia para los economistas, que anuncian un freno del crecimiento de la economía española, basada fundamentalmente en los negocios inmobiliarios y del ladrillo.