Sito Miñanco
Fotografía de archivo del 2-02-04 de José Ramón Prado Bugallo, más conocido como Sito Miñanco. EFE/Juanjo Martín

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela interroga este miércoles al histórico narcotraficante gallego José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco, y a otros 29 detenidos en la operación Mito, practicada en Madrid, Galicia y Málaga y en la que resultaron heridos de bala un GEO y un presunto narco.

Según han informado fuentes jurídicas, la Policía pondrá a disposición judicial a primera hora de la mañana a estos 30 detenidos y otro día Lamela se desplazará al hospital a tomar declaración al presunto narco que se encuentra ingresado tras resultar herido en un tiroteo con los GEO en una nave de Alpedrete.

El resto, hasta un total de 37 detenidos, han quedado en libertad a la espera de ser citados a declarar ante la juez en próximas fechas. Entre los detenidos que pasarán el jueves por la Audiencia Nacional se encuentra también una hija de Sito Miñanco, su lugarteniente Enrique García Arango, el capo Ramiro Somoza y David Pérez Lago, hijastro de otro histórico capo del narcotráfico gallego, Laureano Oubiña.

Vigilancia sobre aduanas

La red que lideraba Miñanco, "tenía contactos con miembros de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que facilitarían información ante posibles actuaciones sobre su persona u organización", según los autos de la juez.

Además de contar con chivatos en cuerpos policiales, la organización controlaba "los diferentes Servicios o Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que podrían actuar en el caso de que se produjera la detención de una planeadora en la Ría de Villagarcía (Pontevedra)", vía de entrada y salida de la droga. Además, "vigilaban el helicóptero de aduanas controlando las horas que saldría a patrullar".

De conversaciones intervenidas por la Policía, se dedujo que tres alijos incautados el pasado año en varias operaciones estaban relacionados con una organización liderada por el histórico narcotraficante gallego, que se encontraba en semilibertad y residía en Algeciras tras pasar 20 años en prisión.

El mayor alijo de cocaína, de 3.800 kilos, fue aprehendido el pasado octubre en el barco Thoran en un punto próximo a las islas Azores y a este se suma otro de 616 kilos hallado en un contenedor en Holanda y cuya aprehensión pudo suponer un problema con los proveedores de la mercancía en Sudamérica, según se desprende de conversaciones entre Miñanco y su lugarteniente Luis Enrique García Arango, también detenido.

Uso de alias

El tercer alijo intervenido era de 63 kilos de marihuana con destino a Hamburgo (Alemania), que fue localizado en la localidad madrileña de San Fernando de Henares.

Más adelante, los investigadores constataron el transporte por parte de Prado Bugallo de al menos 2,9 millones de euros procedentes del narcotráfico que llevaba ocultos en un doble fondo de un Saab 93 y que tuvieron lugar entre noviembre de 2017 y este mes de enero.

Además de estas cantidades, en febrero de 2017 fueron interceptados en el aeropuerto de Madrid-Barajas 889.470 euros que llevaban miembros de la organización ocultos en dobles fondos de mochilas cuando se disponían a viajar a Bogotá (Colombia).

Para mantener la confidencialidad en sus comunicaciones, además de usar alías cuando hablaban entre ellos, la organización contrató "los servicios de especialistas en telecomunicaciones" para instalar sistemas de encriptación en las lanchas y planeadoras que utilizaban en el transporte de la droga, para lo que invirtieron unos 700.000 euros.

De lo investigado se deduce además que Sito Miñanco podía tener acceso a armas y, de una de las conversaciones intervenidas se desprende que otros de los detenidos, David Pérez Lago, hijastro del también histórico narco gallego Laureano Oubiña, le pidió que le consiguiera un revólver a través de otro de los investigados, Manuel González.

"Sin levantar sospechas"

Para su actividad, la organización de Sito contaba con el astillero "O Facho", donde presuntamente se fabricaban las embarcaciones en las que se trasladaba a España la droga.

Los alijos se transportaban "desde los barcos nodriza en alta mar a un lugar próximo a la costa para que a su vez fuera trasvasada a otra embarcación (por ejemplo, de tipo pesquero) que llamara menos la atención" y ser descargada "sin levantar sospechas".

Para blanquear el dinero, los investigados se servían de la facturación falsa de dos concesionarios ubicados en Algeciras y Marbella (Málaga) y de falsos créditos a familiares. Además hicieron "entregas de dinero en metálico de procedencia ilícita" para la compra de una casa en Collado Villalba (Madrid).