En la última reunión negociadora dentro del periodo de consultas, celebrada el pasado lunes 5 de febrero, los tres sindicatos insistieron en la necesidad de que el Grupo Kayaba presente un plan industrial de futuro para KSS, "tal y como se comprometió en su momento", como condición necesaria para que se alcance un acuerdo.

Para los tres sindicatos, el ERE presentado por la dirección presenta "importantes lagunas, que generan serias dudas sobre la justificación real de las causas organizativas, productivas y económicas alegadas por la empresa para justificar el despido colectivo".

La representación sindical "sospecha" que el número de extinciones de contratos podría estar "sobredimensionado con carácter preventivo, por si se pudiera producir a corto plazo una pérdida del volumen de producción adicional previsto que obligara a nuevos ajustes".

Los tres sindicatos volvieron a reclamar un plan de prejubilaciones, "tanto para evitar despidos traumáticos, como para garantizar un horizonte de futuro para la planta, ya que contar con una plantilla joven es imprescindible para afrontar un plan industrial a largo plazo, además de incentivar su materialización por parte de la multinacional".

En este sentido, ya son 70 trabajadores (53 correspondientes a mano de obra directa y 17 a mano de obra indirecta) los que se han acogido a las bajas voluntarias.

Consulta aquí más noticias de Navarra.