Barcelona volverá a recibir aficionados escoceses, esta vez del Celtic de Glasgow, el 4 o el 5 de marzo con la disputa del partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones .

El sorteo de la máxima competición europea que ha tenido lugar esta mañana en Nyon (Suiza) ha tenido un especial interés entre los responsables municipales después de que durante el partido entre el Glasgow Rangers y el Barça de la primera fase de la Champions reuniera a 16.000 aficionados escoceses en Barcelona , la mayoría sin entrada.

El ayuntamiento activó un dispositivo especial durante la visita del Stuttgart para evitar que los aficionados bebieran en la calle -sancionó a 174 aficionados alemanes - y orinaran en la calle.

Para ello se instalaron urinarios móviles en la Plaça Catalunya y se imprimió información en alemán e inglés sobre las consecuencias de saltarse la ordenanza cívica.

Será la tercera vez en cinco años que el Céltic de Glasgow juegue contra el Barça en competición europea. La última fue también en la Liga de Campeones de la temporada 2004-2005.