A juzgar por las imágenes, a nadie le extraña que el príncipe Harry se muera  por reconciliarse por completo con Chelsy Davy. La atractiva joven sudafricana está de muy buen ver y no duda en hacer gala de sus encantos. Chelsy, que se encuentra en Sudáfrica de vacaciones por Navidad, aprovecha el buen tiempo para lucir palmito en la piscina de su casa.

Ataviada con un escueto bikini que en algún momento dejaba entrever su bien colocado trasero, la joven se muestra relajada y feliz. El año 2007 no ha sido especialmente bueno para la joven. Su relación con Harry se enfrío tras sorprender in fraganti a su novio mandando mensajes comprometedores vía sms.