400 euros de un local en Gernika.

Los hechos ocurrieron el 28 de agosto de 2015 en Gernika cuando el condenado se aproximó al portal número 21 de la calle Juan Calzada y, con un destornillador, apalancó la puerta de acceso y entró en el interior. Dentro del inmueble, volvió a utilizar el destornillador para apalancar dos puertas, una de un negocio de pastelería y otra de una ferretería, que no tenía actividad en el momento de los hechos.

En el interior de la pastelería, el acusado, que tenía otras condenas por delitos con fuerza, se apropió de 400 euros y provocó daños en la puerta valorados en 374,02 euros. El propietario del negocio no efectuó reclamación y renunció a las acciones civiles y penales que pudieran corresponderle.

En la ferretería, el condenado utilizó el destornillador para acceder a una caja registradora que rompió, aunque no se apropió de ningún objeto. En este caso, el propietario del establecimiento tampoco realizó reclamación alguna al haber sido indemnizado por la aseguradora con 361,04 euros y renunció a las acciones civiles y penales.

La Audiencia provincial de Bizkaia ha condenado al acusado, de nacionalidad extranjera, a cuatro años y un día de prisión por un delito continuado de robo con fuerza en las cosas, con la concurrencia de la circunstancia agravante de "multirreincidencia".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.