La portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña, ha destacado que estas ayudas forman parte del Programa Nacional de Apoyo al Sector Vitivinícola 2019-2023 y su finalidad es aumentar la competitividad de los productos vitivinícolas e impulsar la calidad de un sector "importante" en la región.

Así, las actividades que se financiarán con cargo a estas subvenciones son la reconversión varietal, la reimplantación de viñedos y la mejora de las técnicas de gestión de viñedos.

Por su parte, podrán ser beneficiarios de estas ayudas los viticultores, ya sean personas físicas o jurídicas, cuyos viñedos se destinen a la producción de uva para vinificación.

El importe de las ayudas a la reestructuración y reconversión del viñedo no podrá superar, en el caso de solicitudes colectivas, integradas por 10 productores y no por 20 como en el convocatoria anterior, el 75 por ciento de la inversión subvencionable, y el 60 por ciento en el caso de las solicitudes individuales.

Asimismo, entre la novedades también se encuentra la "discriminación positiva" a la hora de puntuar las solicitudes que tendrán aquellas explotaciones agrarias que están en el registro de titularidad compartida y aquellos solicitantes que tengan menos de 40 años.

Además, cabe destacar que todas las solicitudes de ayuda deben incluir de forma expresa la referencia SIGPAC de la parcela para la que se está justificando la operación auxiliable.

También, como ha recalcado la portavoz de la Junta, esta convocatoria se hace con un año de anticipación, por lo tanto, el dinero destinado representa una cuantía provisional hasta que el Ministerio de Agricultura en Conferencia Sectorial haga el reparto por comunidades autónomas.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.