Pretendía llevarse marisco por un valor de 250 euros. La Policía Nacional detuvo el pasado miércoles en Gijón a una gijonesa de 55 años que robó dos bogavantes, cuatro langostas, almejas y pan de dátil en un centro comercial de la ciudad. Su intención era emplear este marisco para preparar una gran cena de Nochebuena.

La arrestada, según fuentes policiales, fue descubierta por los servicios de vigilancia del centro comercial porque ocultaba su suculento botín debajo de su abrigo y éste abultaba más de lo normal.

Una vez devuelto lo robado, la Policía trasladó a la mujer para someterla a un juicio rápido.