Medicamento
Imagen de archivo de un medicamento. GTRES

La Guardia Civil ha detenido a dos personas en Cáceres por vender medicamentos prohibidos en varias provincias españolas que, bajo una falsa comercialización como supresores del apetito, contienen una sustancia que puede generar arritmias y accidentes vasculares.

Las investigaciones se iniciaron a finales de 2016, después de que la Guardia Civil recibiera una comunicación de la Dirección General de Salud Pública de Extremadura sobre la comercialización de varios complementos alimenticios que contenían "sibutramina", cuyo uso está prohibido en la UE desde 2010.

Esta sustancia contiene un principio activo (supresor del apetito) relacionado con la anfetamina, cuya ingesta proporciona una sensación de saciedad, pero aumenta la frecuencia cardíaca en el usuario. De hecho, según las citadas fuentes, algunos pacientes que consumieron este principio activo presentaron arritmias, accidentes vasculares y cardiopatías.

Gracias a las pesquisas practicadas, la Guardia Civil centró su investigación en dos personas, vecinas de Cáceres, que distribuían productos como supuestos complementos alimenticios bajo las marcas comerciales 'Irem Naturel', 'Nivadetox' y 'Emtea', todos ellos importados desde Turquía.

Por redes sociales

Estas dos personas, que ya han sido detenidas, vendían estos productos a través de redes sociales y "puerta a puerta", sin ningún tipo de control farmacológico por las autoridades sanitarias españolas. Además, dichos productos eran distribuidos a través de la web www.iremnaturel.es como productos de adelgazamiento.

A través de esta web, con servidores alojados en Turquía y que era gestionada por estas dos personas de Cáceres, se realizaron ventas a usuarios particulares de Sevilla, Granada, Córdoba, Madrid, Tarragona, Badajoz, Salamanca, Albacete y Valencia, e incluso en Holanda y Francia.

Además, la Guardia Civil localizó otros dos puntos de distribución de estos productos: un gimnasio de Lantejuela (Sevilla) y un centro de estética de Peligro (Granada), cuyas dos gerentes están siendo investigadas por un delito contra la salud pública. En el marco de esta operación, denominada THAVMA, los agentes se incautaron de 319 dosis de estos productos.