Pamela Anderson
Pamela Anderson, en un evento en París. GTRES

No, ya no es la explosiva jovencita de bañador rojo recortado y apretado de Los vigilantes de la playa. Mejor para ella. Pamela Anderson tiene 50 años, un cuerpo estupendo y una mente curiosa y hasta lúcida. Opina de casi todo y ya no tiene nada que esconder. Menos aún si está enamorada.

En una entrevista con el periódico Daily Mail ha contado cómo le ha llegado ya la menopausia: "Sabía que algo estaba cambiando. He notado un cambio, sin duda. Creo que yo estoy en la fase de la perimenopausia, o como sea que se llame. Tengo las emociones a flor de piel; me siento muy poética, y al mismo tiempo más oscura y soñadora", explica la actriz.

A eso se ha unido el hecho de que sus dos hijos (de 21 y 20 años) son ya dos adultos independientes. "Me ponía a cocinar y a preparar grandes cenas, y no aparecía nadie para comérselas. Estaba y me sentía sola, y creía que todo se había acabado ya. Tenía el síndrome del nido vacío; de hecho, tenía todos los síndromes imaginables. ¡Y cambios hormonales! Y sofocos, y cambios de humor... me sucedía todo a la vez", cuenta Pamela Anderson.

Brandon Thomas y Dylan Jagger (de 21 y 20 años) son sus hijos, fruto de su relación con Tommy Lee, batería del grupo Motley Crüe. Ambos han iniciado sus carreras profesionales. De momento, lo quieren todo: modelos, músicos y actores. Pero a su madre, claro, le han dejado sola.

Por eso la llegada del amor ha resultado tan salvadora. Se llama Adil Rami, es futbolista, jugó en el Valencia y el Sevilla, hoy es jugador del Olympique de Marsella y tiene 32 años, casi 20 menos que ella. Y Pamela se ha enamorado: "No esperaba enamorarme, y supongo que es entonces cuando te sucede, ¿verdad?". Guiada por ese amor, la actriz ha dejado Alabama y se ha trasladado a Francia.

Ya lleva seis meses viviendo en la casa de Adil en Marsella. Y prueba de que la cosa va en serio es que la estrella de Los vigilantes de la playa ha puesto en alquiler su casa de Malibú. Incluso puede que tengamos boda. Según el medio TMZ, Rami fue visto en diciembre comprando anillos de compromiso en la lujosa joyería Chrome Hearts.

Esa diferencia de edad, a la que estamos acostumbrados cuando el maduro es él (ya era hora de que la cosa cambiara), no pasa desapercibida para los protagonistas de este romance. "Adil dice en broma que soy una especie de alien; que no es posible; que debo tener 30 años en vez de 50. Y me pide que le enseñe mi permiso de conducir", explica Anderson. Y añade enigmática: "Mi respuesta siempre es la misma: ¿qué edad tendrías si no supieras los años que tienes?".

¿Qué les deparará el tiempo? Pamela es consciente de que la diferencia de edad se irá notando más con el paso de los años. "Yo siempre le digo a Adil que algún día comenzaré a caerme a pedazos... Así que es mejor que estemos preparados. Vamos a seguir enamorados todo el tiempo que podamos y, si alguna vez llega un día en que me mires y pienses: '¡Agg!, entonces me marcharé a vivir a otro lugar'", explica tranquila.