Mesa del Parlament
La Mesa del Parlament se reúne este martes. EUROPA PRESS

El informe de los letrados del Parlament sobre las diversas posibilidades de celebrar una sesión de investidura sin la presencia del candidato se ha retrasado y no lo han podido valorar este martes ni la Mesa ni la Junta de Portavoces. Los letrados esperan tener el informe este martes por la tarde o este miércoles.

Se esperaba que estuviera listo para la reunión de la Mesa y de la Junta de Portavoces de este martes a las 10, pero el letrado mayor, Antoni Bayona, ha explicado en esta misma reunión que es un informe "más complicado" de lo previsto.

Este informe, que fue solicitado la semana pasada por la Mesa, todavía está siendo "ultimado" por los letrados, han indicado fuentes parlamentarias, por lo que los grupos no han podido contar con él para posicionarse sobre una hipotética fórmula que permita desbloquear la investidura.

Las mismas fuentes han apuntado que los letrados ya disponían el pasado viernes de un texto, aunque es muy posible que en las últimas horas lo hayan querido modificar, por lo que esta mañana aún no estaba finalizado.

La Mesa del Parlament, en consecuencia, no ha contado en su reunión de este martes con el informe de los letrados, lo que no ha impedido que se haya debatido sobre el aplazamiento de la sesión de investidura y de cómo proceder a una nueva convocatoria.

El informe, no vinculante, debe pronunciarse sobre si el plazo de dos meses del Parlament para investir a un presidente de la Generalitat empezó a correr el martes de la semana pasada, cuando se aplazó el pleno de investidura, o si no se ha iniciado la cuenta atrás porque el pleno no llegó a celebrarse.

El Parlament intentará que haya actividad a la espera de la investidura

La Junta de Portavoces del Parlament ha decidido este martes emprender la actividad parlamentaria y activar las seis comisiones no legislativas, que son las que pueden funcionar sin que se haya Govern.

La decisión se toma a petición del PSC, que ha dicho que no puede ser que pasen tantos meses sin actividad en el Parlament y que es necesario poner en marcha las comisiones no legislativas, para empezar a dar respuestas a la ciudadanía.

El grueso de la actividad parlamentaria se centra en las comisiones legislativas, que se constituyen cuando ya se ha investido a un presidente y se ha formado un Govern, algo que no ha pasado todavía.

Pero hay comisiones no legislativas que pueden ir funcionando sin nuevo Ejecutivo y son seis: la de control a la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), las de las sindicaturas de Greuges y de Cuentas, la de Peticiones, la del Estatuto del Diputado y la de Materias Secretas y Reservadas.

Estas son las que los portavoces han acordado activar cuanto antes, y para eso se han citado para una próxima reunión, en la que perfilarán todos los detalles, como quién las presidirá y cuántos representantes de cada grupo habrá.

Precisamente el número de representantes es uno de los puntos más polémicos que deben negociar los grupos: según cuántos haya, los independentistas pueden tener mayoría absoluta en todas las comisiones.

Albiol pierde su escaño en el Senado

La Junta de Portavoces del Parlament ha confirmado en su reunión de este martes el reparto de los ocho senadores de designación autonómica, por lo que Xavier García Albiol perderá su escaño de la cámara alta ya que el PP se queda sin representación.

Según fuentes parlamentarias, los grupos han decidido que el reparto de senadores se haga por el sistema de resto mayor, que da dos senadores a Cs, a JxCat y a ERC, uno al PSC y otro a los comuns, mientras que ni el PP ni la CUP obtienen ninguno. Los senadores autonómicos se designan al inicio de cada legislatura en un pleno específico que, según la normativa, deberá celebrarse antes de un mes.

Los grupos deben hacer sus propuestas antes del 28 de febrero y después negociar entre ellos para llegar al pleno con un pacto ya hecho, lo que permite resolver el reparto en una sola votación de pocos minutos.

En la anterior legislatura la sesión duró ocho minutos: de manera electrónica y secreta se designó, con 122 'sí' y 9 abstenciones, a Josep Lluís Cleries, Elisabeth Abad (PDeCAT), Bernat Picornell, Mirella Cortès (ERC), Francesc Xavier Alegre (Cs), José Montilla (PSC) y Xavier García Albiol (PP).

JxCat estudia cambiar la ley de Presidencia

El independentismo continúa explorando varias vías para desbloquear la investidura de Carles Puigdemont. Una de las opciones que estudia JxCat es cambiar la ley de Presidencia, según han indicado fuentes conocedoras de las negociaciones.

La modificación legal se produciría antes de la sesión de investidura del candidato, y podría permitir que Puigdemont fuera investido a distancia, es decir, desde Bruselas.

Asimismo, los cambios a la ley de Presidencia también podrían servir para avalar una fórmula bicéfala del ejecutivo. Es decir, con un Govern en la capital belga encabezado por Puigdemont -que rechaza de ser investido de manera simbólica y tener cargos honoríficos-, que liderara la gestión política, y otro ejecutivo en Sant Jaume, con funciones gestoras.

El debate de investidura

La Mesa del Parlament ha debatido este martes sobre los plazos para investir a un presidente de la Generalitat tras el aplazamiento del pleno que decretó el presidente de la Cámara, Roger Torrent, pero no ha podido tomar ninguna decisión por el retraso del informe de los letrados del Parlament.

Y es que el aplazamiento del pleno generó una duda sobre los mecanismos para votar un presidente: el Parlament tiene dos meses para votar la investidura y no está claro si el tiempo empezó a correr el día que se suspendió el plenario o si aún no ha empezado la cuenta atrás porque no llegó a celebrarse el debate.

Si el escenario es el primero, el tiempo apremia a JxCat y ERC para llegar a un pacto de investidura, mientras que si es el segundo, los dos partidos tendrían más margen para un acuerdo.

Los letrados analizan ahora en profundidad el reglamento del Parlament y la ley catalana de Presidencia, cuyo artículo 4.6 establece que 'si transcurridos dos meses desde la primera votación de investidura, ningún candidato ha sido elegido, la legislatura queda disuelta automáticamente'.

En este ámbito, los letrados deben indicar si la cuenta atrás de dos meses se ha activado o no: sus indicaciones no son vinculantes, pero tendrán mucho valor para establecer un calendario de investidura y saber si las elecciones están en el horizonte de dos meses.

Dos puntos de vista

Los independentistas consideran que la cuenta atrás de dos meses no ha empezado porque no se ha llegado a hacer esa 'primera votación de investidura' a la que hace referencia la ley, teniendo en cuenta que el pleno ni siquiera llegó a reunirse porque Torrent lo aplazó antes.

En cambio, la oposición interpreta que sí se cumple la premisa de la ley de que 'ningún candidato ha sido elegido' y que debe activarse la cuenta atrás de dos meses antes de la convocatoria de elecciones.

Además, los grupos de la oposición alertan de que paralizar el calendario es una "bloqueo institucional insostenible" y que no se puede aguantar más meses sin Govern.

Alegaciones al TC

Torrent pospuso el pleno al día siguiente de que Carles Puigdemont le pidió por carta que garantizara su inmunidad parlamentaria después de que el Tribunal Constitucional (TC) prohibiera su investidura a distancia y sin permiso judicial.

Para dar "las máximas garantías" a Puigdemont, Torrent pidió a los servicios jurídicos de la Cámara que presentaran ante el TC alegaciones, cuyo plazo para hacerlo expira el 15 de febrero, y los letrados también analizan si ese periodo de alegaciones puede afectar el calendario de la investidura.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.