Hoy viernes dará comienzo el juicio contra los 6 miembros de la ONG francesa El Arca de Zoé acusados de intento de secuestro de niños chadianos. Les hacían pasar por víctimas del conflicto de Darfur con el fin de que fueran acogidos por familias francesas.

Las autoridades chadianas dejaron en libertad, tras varios días de retención y en diferentes momentos, a la tripulación española (azafatas, pilotos y sobrecargo) y a tres periodistas franceses que viajaban con la ONG.

La justicia no encontró ninguna prueba concluyente para culpabilizarles por lo que les dejó en libertad. No corrieron la misma suerte los activistas de la ONG, tres chadianos y un sudanés a los que la legislación chadiana podría condenar a penas de entre 5 y 20 años de trabajos forzados.

Hace unas semanas los miembros de la ONG se declararon en huelga de hambre ya que consideran que la acción de la justicia es parcial.