El PP y el diputado del grupo mixto Juan Ramón Carrancio, ex de Ciudadanos, han unido sus votos este lunes para sacar adelante una iniciativa en contra de la derogación de la prisión permanente revisable en un Parlamento dividido, con el PSOE y Podemos -a favor de que se elimine esta figura- y con PRC y Cs que abogan por esperar a que el Tribunal Constitucional se pronuncie.

Este debate se ha producido en medio de acusaciones del PP a los grupos que no han apoyado la iniciativa de no estar con las víctimas ni con el "sentir mayoritario" de la sociedad y de reproches de éstos a los 'populares' por "usar a las víctimas" y por su "populismo punitivo" y "utilización política".

Así, el PP ha defendido que derogar la prisión permanente revisable es un "paso atrás" que "no tiene sentido ni justificación" y reclamaba al resto de la Cámara que sea "la voz" de la mayoría de los ciudadanos de Cantabria.

En contraposición a lo argumentado por la diputada popular Isabel Urrutia, desde Podemos se considera que la prisión permanente revisable -a su juicio un "eufemismo" para referirse a la cadena perpetua- es un "retroceso sin precedentes" que cuenta con la "oposición frontal" de la ciencia penal y de los expertos y que va en contra de la reinserción del condenado y de la proporcionalidad en las penas.

Por ello, el podemita Alberto Bolado ha acusado al PP de tener una "concepción medieval" de la pena y le ha instado a que "salga de la caverna" porque "no existe ni una sola razón de política criminal que avale" la prisión permanente revisable. "Deberían dejar de usar a la victimas y deberían ser rigurosos a la hora de abordar esta cuestión", ha pedido este diputado a los populares.

Además, ha opinado que la prisión permanente "no sirve para prevenir" la comisión

de delitos y ha opinado que el sistema de penas en España es "de los más duros de Europa".

También el podemita, en respuesta al PP, ha dicho que "a las víctimas hay que atenderlas" pero considera que el ámbito penal no es la forma "más adecuada".

Por su parte, el PSOE cree que la prisión permanente revisable es una figura que "no tiene cabida" y que es "innecesaria" y considera que el PP ha encontrado en este asunto un "filón" para reivindicarse ante su electorado como la "auténtica formación conservadora" de España y con la que busca "empañar" el "escaparate", a su juicio cada vez más grande

de su "endémica corrupción".

También los socialistas han afeado al PP que cuando aprobó la prisión permanente revisable no intentó el, en su opinión, "imprescindible consenso" con el resto de fuerzas en un asunto tan "medular".

SIN ACUERDO ENTRE LOS DOS SOCIOS DE GOBIERNO

En el debate sobre la prisión permanente revisable no se han puesto de acuerdo tampoco a la hora de votar los dos socios de Gobierno ya que mientras el PSOE votaba en contra el PRC se ha abstenido.

Y es que el portavoz de los regionalistas, Pedro Hernando, ha dicho al resto de fuerzas que "no cuenten con el PRC" en lo que considera un "juego de política, de poder y encuestas".

Los regionalistas han opinado que se trata de un debate cargado de "demagogia" y "utilización política" sobre un tema de "complejidad técnica" sobre el que hay que tener un debate "sosegado" y contando con la "opinión de los expertos".

Hernando también ha censurado que los 'populares' se sirvieran de su mayoría absoluta para introducir la prisión permanente revisable y "ahora no entiendan que hay otra mayoría" que quiere cambiarla o suprimirla.

CRÍTICAS A CS

En lo que sí han coincidido casi todos los grupos es en criticar la postura de Ciudadanos, al que han acusado de cambiar de postura sobre esta cuestión a lo largo del tiempo por "las encuestas", en este momento, según ha recordado el PP, a favor de la prisión permanente revisable.

Uno de los que han criticado a la formación naranja ha sido, precisamente, su exintegrante Juan Ramón Carrancio, quien ha acusado a la formación naranja de "actuar de acuerdo a lo que digan las encuestas sin ningún criterio", y, por ejemplo, el PSOE ha afeado su "pirueta política" en este asunto.

El diputado de Ciudadanos Rubén Gómez, integrante del grupo mixto junto a su excompañero de partido Carrancio, ha asegurado que su partido no está en contra de la prisión permanente revisable y "nunca" ha apoyado su derogación, sino que aboga por revisarla para corregir "deficiencias" y garantizar el "cumplimiento efectivo de las penas" y evitar que los criminales acceden, a su juicio, al poco tiempo al tercer grado o al régimen de semilibertad.

Aunque ha asegurado no estar en contra de la prisión permanente revisable, ha aludido a las "dudas" que existen sobre su constitucionalidad y su respeto al principio de reinserción y por ello ha defendido que "lo prudente es esperar" al pronunciamiento del Tribunal Constitucional.

"Estas dudas deben aclararse y la última palabra la tiene el Tribunal Constitucional", ha recordado Gómez.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.