El primer paro de los trabajadores de Cetursa y los fuertes vientos obligaron a cerrar ayer la estación de esquí. La huelga se prevé que se reanude el 29 de diciembre y continúe los cuatro sábados del mes de enero. Mariano Gutiérrez, director de Cetursa, dice sentirse traicionado «porque la empresa tiene el convenio más alto de España: el peón que menos cobra gana 25.000 euros anuales».

La asociación de empresarios de la estación de esquí dice ser el colectivo más perjudicado, junto con los clientes.

Por su parte, Los Verdes critican el elevado consumo de agua de las instalaciones con la producción de nieve artificial, una cantidad que equivale al consumo de la población en la capital durante un día.