Tribunal Supremo, TS, Justicia.
Foto del Tribunal Supremo, TS, Justicia. EUROPA PRESS

El Alto Tribunal resuelve en su sentencia, consultada por Europa Press, que no ha lugar a la admisión del recurso de casación que interpuso el acusado contra el fallo que dictó la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Almería.

Los hechos se destaparon cuando la madre de la víctima encontró unas cartas de alto contenido "sexual y erótico" en el dormitorio de ella y sospechó que el autor podía ser el acusado, por lo que interpuso denuncia ante la Guardia Civil.

El procesado, según recogen los hechos probados, mantuvo relaciones sexuales con la niña en, al menos dos ocasiones, a lo largo de dos meses, siempre en el interior del domicilio de él.

La sentencia remarca que se aprovechó de que la conocía porque la menor había sido novia de un hijastro suyo y que, además, logró "ganarse su confianza mediante la entrega de regalos".

En el registro domiciliario realizado por la Guardia Civil, se hallaron en casa del acusado "escritos y parte de los objetos que fueron regalados a la menor y que su madre reconoció como tales".

El Supremo, frente a lo sostenido por la defensa, considera, al que igual que el tribunal de primera instancia, que el testimonio de la niña "creíble y carente de fabulación" y alude a los informes psicológicos que concluían en el mismo sentido.

Añade que las cartas, que el acusado dijo se habían escrito "para satisfacer el deseo de la menor y que no respondían a episodios reales sino imaginarios", reflejan en "ciertos pasajes y ciertas expresiones" más "las pretensiones del acusado que el deseo de la víctima de leer relatos eróticos".

La condena incluye seis años de libertad vigilada con orden de alejamiento a 300 metros y prohibición de comunicación con la menor, así como el pago de una indemnización de 50.000 euros ya que ella sufre "bajo rendimiento académico, sentimientos de tristeza, llanto y fuerte sentimiento de vergüenza y malestar".

Consulta aquí más noticias de Almería.