Sólo con una abstención, ha sido elegido presidente del recién creado Consejo Asesor de Estudiantes de la Universidad de Málaga. Lidera también el colectivo Reforma!, con un 40% de representantes en el Claustro.

¿Cuáles son las funciones del nuevo Consejo?

Lo más urgente es aprobar su reglamento interno.

¿El movimiento estudiantil está un poco adormecido?

Efectivamente, en las últimas elecciones votó entre un 10 y un 15% de los estudiantes. La mayoría del alumnado, no todos, va a lo suyo: terminar la carrera, sus clases, sus compañeros... Y no es consciente de lo que se puede hacer en la universidad. Yo creo que, sobre todo, es desconocimiento.

¿A qué retos se enfrenta?

Debe haber un reglamento para que sea igualitario el sistema de exámenes, el calendario y la revisión de éstos, puesto que en unas facultades corre convocatoria sólo con presentarte y en otras puedes ver cinco minutos las preguntas. Y también es necesario, si da tiempo, informar con charlas y seminarios sobre las salidas laborales de las carreras.

BIO

Nació en Málaga hace 24 años, estudia Historia en la UMA y es vicesecretario de NNGG (PP) en Andalucía. Le gusta leer y viajar.