La portavoz del Grupo, Mar Vaquero, y el portavoz de Hacienda, Antonio Suárez, han ofrecido una rueda de prensa en la que han reiterado su rechazo a la presión fiscal autonómica y han considerado que el proyecto de ley "no responde a las necesidades de los aragoneses", añadiendo que el presidente del Gobierno regional, Javier Lambán, "sigue más preocupado de sí mismo" que de la ciudadanía, de cuyos intereses "se olvidó hace tiempo".

Mar Vaquero ha considerado que "Lambán vino sin proyecto y, casi tres años después, sigue sin proyecto", para a continuación afirmar que "no puede haber desarrollo social si no hay desarrollo económico" y viceversa.

Ha enmarcado este proyecto de ley en "la situación de enfrentamientos, desacuerdos y absoluta inestabilidad" de un Ejecutivo lastrado por el "enfrentamiento institucional y la falta de un proyecto unitario que sirva para garantizar ese bienestar, oportunidades y prosperidad a todos los aragoneses".

Las 332 enmiendas pretenden reforzar el sostenimiento de los servicios públicos y "garantizar oportunidades a los aragoneses" mediante el apoyo a las políticas de crecimiento, que deben procurar un mayor "bienestar y prosperidad", ha dicho Vaquero.

La portavoz ha aseverado que las enmiendas también se dirigen a todo el territorio ya que los Presupuestos "se olvidan de las personas", y contemplan medidas para asegurar las inversiones, "algo de lo que se ha olvidado el proyecto de Presupuestos".

Una de las prioridades del PP es el "reto demográfico", un "caballo de batalla" en la anterior legislatura, ha continuado Vaquero, quien ha lamentado que estos Presupuestos "no asumen la lucha contra la despoblación" y ha tildado la Directriz de Política Demográfica de "poco ambiciosa y conformista", añadiendo que "carece de prioridades, de voluntad, capacidad y credibilidad".

Tras apuntar que, según el Instituto Nacional de Estadísitica (INE), en el año anterior unos 16.500 aragoneses han abandonado el medio rural, Mar Vaquero ha asegurado que "el Aragón vacío que tantas veces hemos denunciado está aún más vacío desde que gobierna Lambán", exigiendo más inversiones en carreteras, personal de servicios públicos, como médicos y docentes, e incentivos para que los aragoneses permanezcan en el medio rural.

CRÉDITOS AMPLIABLES

De los 140,5 millones que el PP quiere mover de las secciones, 93,5 corresponden a Sanidad, con 42 enmiendas, a las que se suman 66 enmiendas en Educación y 50 en Ciudadanía y 43 en Vertebración. El año pasado presentaron 235 enmiendas, 16 al articulado, para mover 120,5 millones, aprobando la mayoría parlamentaria 3,5 millones.

Antonio Suárez ha exigido la congelación de los impuestos autonómicos, al preverse una subida de las tasas de un 1,4 por ciento, y que se refuerce el control parlamentario sobre las modificaciones presupuestarias y otros aspectos financieros.

Ha criticado que el consejero de Hacienda y Administración Pública, Fernando Gimeno, "una vez más barre para casa" al intentar que todos los créditos del Capítulo II sean ampliables, lo que ha rechazado.

Otro asunto planteado en las enmiendas atañe a la despoblación, con una dotación directa de "unos escasos" 2,5 millones de euros del Fondo de Cohesión, de nueva creación, que no debe ser "una finca" del consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro. Ha reclamado que todos los Departamentos puedan hacer uso de este fondo, no solo Vertebración.

Suárez ha explicado que el Grupo Popular no ha solicitado, vía enmienda, suprimir el impuesto de sucesiones porque el Gobierno lo calificaría de "inviable", al asentarse parte del gasto en la recaudación de este gravamen.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.