Para no acometer la prevista demolición. El eurodiputado español de Los Verdes, David Hammerstein, pidió ayer a la Comisión Europea que intervenga para esclarecer si ha existido acuerdo entre las autoridades españolas y la empresa Azata del Sol, propietaria del hotel del Algarrobico, en Carboneras (Almería), para evitar su demolición, que estaba prevista.

El motivo de la demolición de este hotel es que se encuentra ubicado sobre una playa incluida dentro de la Red Natura 2000 de la Unión Europea y, por tanto, incumple la normativa comunitaria en materia de espacios protegidos.

Por su parte, Ecologistas en Acción apuntó hacia el Ministerio de Medio Ambiente y a la Junta de Andalucía como responsables de realizar un pacto para fijar en la playa en cuestión un ancho de servidumbre de protección de cincuenta metros, en lugar de cien, de forma que no haya que derruir toda la estructura del hotel, sino sólo la zona de las piscinas.