Torrent y Puigdemont.
Imagen de Torrent y Puigdemont en Bruselas. ACN

Una delegación de la CUP, formada por los diputados Carles Riera y Vidal Aragonés, viaja a Bruselas para reunirse con el líder de Junts per Catalunya y candidato a la presidencia de la Generalitat, Carles  Puigdemont, con las posibles fórmulas sobre su investidura sobre la mesa.

Una reunión que se producirá después del encuentro de este fin de semana entre JxCat y ERC en la capital belga que habría servido para encarrilar la investidura después de días de tensión por el aplazamiento del pleno.

Según algunas fuentes de la negociación, hay varias fórmulas sobre la mesa y ahora se está estudiando la viabilidad de las diferentes opciones para empoderar el gobierno al exilio.

La reunión entre Carles Puigdemont y los diputados de la CUP se producirá tras la reunión de los diputados del grupo parlamentario de Junts per Catalunya, está previsto que se conozcan detalles a partir de las 13 horas.

Rull afirma que las conversaciones con ERC "progresan adecuadamente"

El diputado de JxCat Josep Rull ha afirmado este lunes que las conversaciones con ERC para conseguir la investidura del candidato de JxCat a presidir la Generalitat, Carles Puigdemont, "progresan adecuadamente".

En una entrevista de Rac1, preguntado por si pondría la nota a las conversaciones de JxCat y ERC entre 'necesita mejorar' o 'progresa adecuadamente', se ha decantado por la segunda: "El hecho de que nos veamos progresa adecuadamente".

"Tenemos una altísima responsabilidad y queremos estar a la altura de esta responsabilidad. Es todo lo que puedo decir ante una ofensiva que es absolutamente total" del Estado, ha explicado Rull, confirmando los encuentros del fin de semana y de este lunes en Bruselas de Puigdemont con ERC y JxCat a los que él no ha acudido.

Ha dicho que no ha viajado a Bruselas porque lo tiene prohibido, como el exvicepresidente de la Mesa del Parlament y diputado, Lluís Guinó, y el diputado Jordi Turull (JxCat): "No podemos salir del territorio del Estado español por las medidas cautelares que tenemos".

Rull ha criticado a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, por "llamar y presionar al Tribunal Constitucional", y al ministro de Justicia, Rafael Catalá, por adelantar la sentencia del juez y augurar su inhabilitación.

Además considera que Catalá está dando por hecho que se les va condenar por un delito de rebelión -cuya pena es de 30 años- ya que, de otro modo, no se les impondría una inhabilitación.

"El Estado de derecho queda fulminado, abatido... la separación de poderes. Anticipar los términos en que se suscitará la sentencia quiere decir acusarnos justamente del delito más grave que hay en el Código Penal", ha lamentado, y ha añadido que, ante este escenario, es responsabilidad de las fuerzas independentistas alcanzar un acuerdo.

Los sustitutos de Forn y Ponsatí presentan sus credenciales al Parlament

El independentismo busca asegurarse la mayoría en un eventual debate de investidura

Los diputados de JxCat Antoni Morral y Saloua Laouaji han presentado la documentación necesaria para convertirse en diputados de pleno de derecho, según publica el Boletín Oficial del Parlament de Catalunya.

Se trata de los dos parlamentarios que sustituirán a los consellers cesados Joaquim Forn y Clara Ponsatí -el primero en la cárcel y la segunda en Bélgica-, que se presentaron a las elecciones en la lista de JxCat pero optaron por renunciar al acta de diputado.

Así, solo faltan dos sustituciones por completarse, las de los consellers cesados en Bélgica Lluís Puig (JxCat) y Meritxell Serret (ERC), que también renunciaron a su acta a principios de la semana pasada y deben ser sustituidos por Ferran Roquer (JxCat) y David Rodríguez (ERC).

67 diputados asegurados

Cuando se completen todas las sustituciones que hay en marcha, el independentismo se asegurará 67 diputados que pueden acudir presencialmente a la Cámara, lo que les permitirá estar sin problemas en el pleno de investidura cuando este se celebre.

Sólo quedarán en el aire el voto de tres diputados independentistas: Oriol Junqueras (ERC) y Jordi Sànchez (JxCat), que están en la cárcel, y el del candidato, Carles Puigdemont (JxCat), que está en Bélgica y no ha aclarado si contempla volver para su investidura.

Junqueras y Sànchez han pedido delegar su voto en un compañero de grupo, algo que deberá autorizar o no la Mesa del Parlament, mientras que Puigdemont mantiene la incógnita sobre lo que hará: pidió también delegar el voto, pero luego retiró su solicitud.

En segunda vuelta

Según la ley catalana de la Presidencia de la Generalitat, el candidato necesita la mayoría absoluta de los votos -68 escaños- en primera vuelta para ser investido y, si no lo logra, le vale con la mayoría simple en segunda vuelta -más votos a favor que en contra-.

Si Junqueras, Sànchez y Puigdemont finalmente no votan, con los 67 escaños presenciales que tiene el independentismo ahora mismo le valdrían para investir un presidente en segunda vuelta -les faltaría uno para hacerlo en primera-, ya que derrotarían los 65 de la oposición -Cs, PSC, comuns y PP-.

Iceta llamará este lunes a Torrent

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha considerado que es "inviable" tanto la investidura de Carles Puigdemont (JxCat) como la del resto de diputados encausados, estén en prisión o en libertad provisional.

Así quiere trasladárselo al presidente del Parlament, Roger Torrent, a quien llamará este mismo lunes para pedirle una reunión en la que abordar la situación de "bloqueo", ha detallado este lunes en rueda de prensa en la nueva sede del partido.

Reclama "desbloquear cuanto antes la situación y la mejor manera es elegir a un presidente que pueda ejercer sus funciones sin obstáculos", algo que tampoco pueden garantizar los diputados encausados.

Sobre la posibilidad de que Puigdemont asuma una Presidencia simbólica combinada con otra ejecutiva de alguien que resida en Catalunya, Iceta ha exigido que no se degrade la institución y que se respete la definición de esta figura que hace el Estatut.

Ve la propuesta como un "premio de consolación" para Puigdemont que, a su juicio, dañaría gravemente la institución y provocaría que se hiciera el ridículo si asumiera una Presidencia simbólica.

Por su parte, el líder del PPC, Xavier Garcia Albiol, ha ironizado sobre una presidencia simbólica de Puigdemont: "Me parece una broma, es propio de una videojuego", ha dicho. 

Consulta aquí más noticias de Barcelona.