Muchos aficionados calificaron el espectáculo del descanso de la Super Bowl, la final de la liga de fútbol americano en EE UU, como aburrido. El cantante Justin Timberlake era el encargado de cantar en el intermedio y al parecer no consiguió convencer a muchos.

Quizá por eso un gesto nimio y de apenas unos segundos se haya convertido en un fenómeno de masas. En un momento de su actuación el Timberlake se acercó al público para cantar junto a ellos.

Allí estaba el pequeño Ryan McKenna, de 13 años, cuyas reacciones al tener a la estrella internacional cerca han sido carne de meme y virales en Internet, donde se le conoce como 'selfie kid'.

En primer lugar el muchacho no dudó en hacerse una autofoto o selfi junto al cantante en plena actuación y después de hecha la instantánea ignoró por completo a Justin Timberlake para mirar su móvil.

Además, la desorientación del joven cuando todo el mundo baila a su alrededor, eufóricos por la cercanía del cantante, es otro de los momentos más comentados de la Super Bowl y que ha dado para todo tipo de interpretaciones humorísticas.

El propio Ryan ha hecho ya declaraciones al respecto a TwinCities, en las que asegura que estaba grabando un vídeo cuando se le acercó el cantante, así que detuvo la grabación y abrió la cámara del móvil para hacerse la foto. "Pensé para mis adentros: 'Nunca volveré a tener esta oportunidad en toda mi vida'", relataba el joven.

"Ha sido una locura", añade el joven, que dice que "ni siquiera sé qué pensar. Todos mis amigos me han estado enviando mensajes de texto y esas cosas. Es una locura". Y es que Ryan ya tiene incluso invitaciones para acudir a programas de televisión nacionales como Good Morning America.