La guerrilla colombiana de las FARC confirmó este jueves en su página de internet la puesta en libertad, "como desagravio", de tres de sus rehenes, uno de ellos un niño nacido en cautiverio, y la agencia Anncol, que suele difundir sus comunicados, pide al gobierno que "no se atraviese".

En la página de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fue "colgado" el anuncio anticipado hace dos días a la agencia cubana Prensa Latina.

El martes esa agencia divulgó un mensaje en el que critican al presidente colombiano, Álvaro Uribe, e insisten en la desmilitarización de dos poblaciones para suscribir un acuerdo humanitario. Asimismo, anunciaron que dejarán libres a la ex candidata a la vicepresidencia de Colombia, la abogada Clara Rojas, su hijo Emmanuel, nacido en cautividad, y de la ex parlamentaria Consuelo González.

Según las FARC, esa puesta en liberta sería "un desagravio" a las gestiones de tres meses canceladas el 21 de noviembre por Uribe a la solicitada mediación del presidente venezolano, Hugo Chávez, y la senadora opositora colombiana Piedad Córdoba.

El caso de Emmanuel

En la página de Anncol se señala este jueves que "comienza una nueva vida para Emmanuel que ha conocido la vida dura de la selva", que "es su ambiente de nacimiento".

Añade que se trata de "un niño que representa la terrible paradoja que padecen miles y miles de niños en Colombia. Su padre un guerrillero del pueblo que lucha por un nuevo país. Su madre de la oligarquía" y subraya que "ahí venció el amor".