Coche de Policía
Coche de Policía ARCHIVO

Los sospechosos accedían al interior e intimidaban con una pistola y un cuchillo a los empleados, al tiempo que les exigían que les entregasen la recaudación. Para cometer los atracos, sustraían horas antes un vehículo, en el que fueron sorprendidos por los policías tras cometer su último robo.

Las investigaciones se iniciaron el 5 de enero, cuando los agentes tuvieron conocimiento de que se había producido un robo con intimidación en un establecimiento comercial de Paterna dedicado a la venta de artículos de bricolaje y construcción.

Fue cometido por tres hombres de origen español. Dos de ellos ocultaron sus rostros e intimidaron a una empleada mediante el uso de una pistola y un cuchillo jamonero, mientras que el tercero esperaba en el exterior en un Seat Ibiza de color rojo que utilizaron para huir. Los policías averiguaron que el coche había sido sustraído unas horas antes en València.

Cuatro días después se había producido un robo con intimidación de similares características en una cadena de hamburguesas de Castellón, con el mismo modus operandi. Dos sospechosos accedieron con una pistola al establecimiento apoderándose de 2.100 euros de la caja fuerte y utilizaron un coche sustraído en la misma ciudad para huir.

ÚLTIMO ROBO EN UNA GASOLINERA

En el transcurso de las investigaciones, los agentes tuvieron conocimiento de otro robo con intimidación cometido en una gasolinera de la A3 en Chiva, donde, de nuevo, dos hombres, mediante el uso de un arma de fuego, se apoderaron del dinero de la caja y posteriormente huyeron de nuevo en un coche del mismo modelo sustraído en Burjassot (Valencia).

Una media hora después, los investigadores localizaron el coche abandonado en una calle de Manises para, pasados cinco minutos, encontrar otro turismo de la misma marca y modelo con tres ocupantes en su interior, que huyeron rápidamente al verse sorprendidos por los agentes.

Uno de ellos fue interceptado en el lugar y le intervinieron en el registro del coche ropa utilizada en los robos, como una sudadera, guantes y braga de cuello, además de una bolsa con el anagrama de la gasolinera asaltada minutos antes, con monedas en su interior.

El sospechoso fue arrestado como presunto autor de tres robos con intimidación. Días después, fue detenido otro de sus dos compañeros, al que se le imputan los mismos hechos. Ambos cuentan con numerosos antecedentes y ya han pasado a disposición judicial.

Los investigadores realizaron dos registros domiciliarios en los que intervinieron dinero y un machete, mientras mantienen abiertas las pesquisas para el total esclarecimiento de los hechos.

Consulta aquí más noticias de Castellón.