En concreto, se trata de la A-52 entre Orense y León; la A-6 entre Lugo y León y las proximidades al puerto de Manzanal; la AP-66 entre León y Asturias; la A-67 que une Palencia con Cantabria; la A-1 en el ramal que conecta Burgos con el País Vasco y Navarra y el de Madrid por Segovia y la AP-6, AP-51 y AP-61 en Segovia.

Los problemas, en estos momentos, se centran en la red secundaria donde hay cuatro tramos de carreteras cortadas, todas ellas en las provincias de Burgos y Salamanca. Así, en la primera está prohibida la circulación en la BU-570 en Estacas de Trueba, la BU-572 en Lunada, en BU-820 en Manquillo, mientras que en Salamanca es la DSA-191 en Candelario la que se encuentra en nivel negro.

Además, hay un total de once tramos donde es necesario el uso de cadenas o neumáticos de invierno y está prohibido la circulación de vehículos pesados en carreteras de Burgos, León y Salamanca.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.