El planeta de los simios
Charlton Heston, junto a Roddy McDowall y Kim Hunter, en 'El planeta de los simios' Fox

"Quita tus sucias patas de encima, mono asqueroso", era la célebre frase que pronunciaba el personaje de Taylor (Charlton Heston) en una de las escenas cumbre de El planeta de los simios. Pero lo más recordado sigue siendo aún su impactante final, uno de los más sorprendentes de la historia del cine.

La película ofrecía una mirada dura y crítica a nuestra sociedad, la del ser humano, inteligente pero también (auto)destructivo. Una involución que nos sumergía en un mundo en el que los primates volvían a hacerse con el control del planeta Tierra y los humanos, relegados a meros salvajes que ni siquiera podían hablar.

Ahora se cumple medio siglo del estreno de uno de los largometrajes más emblemáticos e influyentes del género de la ciencia-ficción. Su primicia mundial fue un 8 de febrero en Nueva York. A las salas comerciales de Estado Unidos llegaría el 3 de abril del mismo año y a nuestras pantallas el 14 de junio. Dirigida por Franklin J. Schaffner, con El planeta de los simios hubo un antes y un después en el género de la ciencia-ficción. Su influencia en la cultura popular ha sido notable.

Los estudios Fox tuvieron reticencias para invertir una gran cantidad de dinero en ella, pero los 5,8 millones de dólares que costó pronto se rentabilizaron. Recaudó casi seis veces más, 33,4 millones solo en el mercado norteamericano y canadiense. También facilitó las franquicias cinematográficas en el género, tuvo cuatro secuelas, entre 1970 y 1973, cada vez con menos presupuesto; una serie de televisión en 1974 —fallida y de la que solo llegaron a emitirse 14 episodios—, y otra de animación titulada Regreso al planeta de los simios, con 24 episodios en 1975. Fue además una de las pioneras en las ventas de merchandising de productos.

Todo empezó con la nave espacial Icarus. A bordo cuatro tripulantes, tres hombres y una mujer (ella no sobreviviría al viaje), aterrizando en el año 3978 en un recóndito mundo dos mil años después de su partida de la Tierra.

En ese nuevo horizonte les deparaba una sociedad gobernada por simios, donde los gorilas eran militares, los orangutanes líderes y los chimpancés científicos (míticos son los personajes de Cornelius y Zira, interpretados por Roddy McDowall y Kim Hunter). El cínico Taylor, el astronauta protagonista, encontraría también durante su cautiverio a una compañera humana, Nova (Linda Harrison).

La película hizo hincapié en su mensaje contra la amenaza nuclear y el maltrato animal. Una parábola sobre los miedos de la época, con la Guerra Fría, la crisis de los misiles de Cuba o la Guerra de Vietnam.

Y el famoso epílogo era muy distinto al del original de la novela La planète des singes, publicada en 1963, en la que se basaba. Su autor, Pierre Boulle que también había escrito El puente sobre el río Kwai (y que originó otra legendaria película, en 1957, dirigida por David Lean) la consideraba su peor obra.

El 'remake' de Tim Burton y la reciente trilogía

En 2001, el anuncio de que Tim Burton realizaría, como encargo de los estudios Fox, una nueva versión reimaginando el universo de la novela de Boulle y del clásico de los sesenta causó una enorme expectación. La caracterización de los primates fue impresionante y dio abundantes beneficios en taquilla. Había costado la friolera de 100 millones de dólares y recaudó 362,2 (la película más taquillera de Burton). Pero no le evitó al cineasta una fuerte depresión. La película fue duramente criticada, anodina y mediocre. Una decepción considerada como uno de los peores remakes del cine.

Mucha más fortuna ha tenido la nueva trilogía, las precuelas iniciadas en 2011 con El origen del planeta de los simios. Ente las claves, unos cuidados guiones, su avance en los efectos visuales y sobre todo su protagonista, Andy Serkys encarnando mediante las técnicas de captura de movimientos a César, el chimpancé (hijo de Zira y Cornelius) que liderará la revolución contra los humanos, pese a su voluntad de intentar convivir en paz con ellos.

La seguirían El amanecer del planeta de los simios (2014) y la culminación del tríptico con La guerra del planeta de los simios, estrenada el pasado verano ante el aplauso de la crítica y recogiendo una nominación al Óscar para sus efectos especiales.

Las curiosidades de 'El planeta de los simios'

El planeta de los simios, el clásico de Franklin J. Shaffner, obtuvo dos nominaciones a los Óscar: por el vestuario y la (innovadora) música de Jerry Goldsmith. No se hizo con ninguno, pero fue recompensada con una estatuilla especial al mejor maquillaje (hasta 1981 no se establecería como categoría fija), obra de John Chambers.

Requirió del trabajo de 80 maquilladores y los intérpretes debían pasar sesiones de seis horas, que después se reducirían a tres. El rodaje en verano acentuó el calor que soportaron los actores. Solo en maquillaje se destinó el 17 % del presupuesto de la película.

El planeta de los simios - maquillaje

A Roddy McDowall (caracterizado como Cornelius) le encantaba el disfraz y a veces volvía conduciendo a casa con todo el maquillaje puesto ante la sorpresa de aquellos con los que se topaba. En cambio, a Kim Hunter (Zira) se le hizo muy cuesta arriba y tomó Valium para aliviar los dolores de cabeza.

El poblado de los simios se inspiró en la arquitectura de Antonio Gaudí y el Valle de Goreme en Capadocia, Turquía.

La novela de Pierre Boulle mostraba la civilización de los simios en un contexto moderno, acorde con la época de su publicación, el de los años 50 y 60. Por razones de presupuesto, la película escenificó unos decorados más primitivos y simples.

La novela también dejaba claro que todos los humanos, machos y hembras, llevaban los pechos al desnudo. Los productores de la Fox tranquilizaron a los censores asegurándoles que las mujeres irían convenientemente tapadas.

El planeta de los simios - Charlton Heston y Linda Harrison

En su estreno en España se eliminaron dos escenas, una con los tres astronautas desnudos para tomar un baño en un río y la otra, durante el juicio a Taylor, en la que Charlton Heston mostraba su trasero al ser despojado de sus harapos.

Charlton Heston aceptó participar en la primera de las secuelas, Regreso al planeta de los simios, con la condición de que su personaje muriera y eludir así estar en las siguientes entregas.

En cuanto a la superproducción de Tim Burton, estrenada en 2001, era una reinvención. No intentó ser fiel al argumento de la película de 1968, tampoco al libro original. También cambió el final, buscando uno que fuera sorprendente y, en cierta forma, más parecido al de la novela.

El planeta de los simios - Tim Burton

De los protagonistas originales, solo dos hicieron un cameo en la de Tim Burton. Linda Harrison (Nova, la protagonista humana) apareció como una mujer con un carrito, mientras que Charlton Heston se dejó maquillar de simio. Interpretó al anciano Zaius, padre del tiránico chimpancé Thade (el villano que interpretó Tim Roth).

La nueva trilogía iniciada con El origen del planeta de los simios mantuvo una conexión temporal con las dos primeras, El planeta de los simios (1968) y Regreso al planeta de los simios (1970); pero su trama y desenlace se desvincularía del resto. La acción de El Origen del planeta de los simios (2011) tendría lugar en el mismo 2011; El amanecer del Planeta de los Simios (2014) en 2023 y La guerra del Planeta de los Simios dos años después, en 2025.

En El Origen también se incluyó un cameo al clásico de 1968, mediante unas imágenes por televisión y en los periódicos de los astronautas de la Icarus (Charlton Heston había fallecido en 2008) rumbo a lo desconocido.

Una de los principales nexos con las películas originales fue mantener el virus como causante de la extinción y la pérdida del habla de los humanos. Cada una de las tres películas contó con protagonistas humanos distintos.

Numerosos críticos y fans consideraban que Andy Serkis merecía ser nominado como mejor actor en los Óscar por su interpretación de César, aunque la hubiera realizado mediante la técnica de captura de movimientos.

Andy Serkis caracterizado como César

La frase de "Simio no mata a simio" también la utilizaba César en los filmes de los 70, sobre todo en Batalla por el planeta de los simios (1973). Y el apodo de "Ojos claros" a la simio madre de César era otra referencia al filme de 1968, concretamente era el nombre que le daba Zira a Taylor.

La niña que aparece en La guerra del planeta de los simios se llama Nova (Amiah Miller), nombre que homenajea al personaje que interpretó Linda Harrison. También lleva una muñeca, en otro guiño a la película de los sesenta, cuando en las secuencias finales, y entre los restos arqueológicos de una cueva en la "zona prohibida", encuentran una muñeca que habla (como prueba de que antes de los simios existió una cultura humana avanzada).

Koba, el chimpancé beligerante que pretende acabar con los humanos, y que chocará con las pretensiones de César, tuvo su antecedente en otro personaje, el gorila Aldo que apareció en La rebelión de los simios (1972) y Batalla por el planeta de los simios.