Por su parte, el sindicato ha lamentado que la empresa se ha limitado a anunciar el traslado de su centro de trabajo de Ateca a Calatayud sin una comunicación formal al comité de empresa, y sin abrir el preceptivo periodo de consultas para negociar las condiciones del personal afectado.

La Federación de Servicios de CC.OO.-Aragón ha incidido en la necesidad de que la empresa negocie el traslado. Además, ha recordado las numerosas sanciones que la Inspección de Trabajo a interpuesto a esta empresa, así como las demandas por prácticas antisindicales que ya se han planteado con anterioridad contra GSS Line.

"Resulta de todo punto intolerable que una empresa que se ha subvencionado con dinero público para crear y mantener el empleo, incumpla sus compromisos condicionando los puestos de trabajo de 50 trabajadores e incumpliendo reiteradamente la legislación laboral".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.