Una menor se fuga con un amigo de Internet de 40 años
Graciela sostiene un cartel con la foto de su hija. (Carmen Saura)

Había discutido con su madre porque las notas en el instituto eran más bajas que en cursos anteriores. Sin ropa ni dinero, Sofía pegó un puñetazo en la pared y se fue de su casa en San Javier. Ocurría en la tarde del pasado martes. Desde entonces, su madre, Graciela,  busca desesperadamente a su hija: «Tuvimos una discusión; es habitual porque ambas tenemos mucho carácter, pero nunca había estado fuera de casa dos noches seguidas sin avisar».

Sofía tiene 16 años, es alta, delgada, con el pelo teñido de moreno y ojos claros. Siempre viste ropa deportiva y cuando se fue llevaba vaqueros azules y nada de abrigo.

Las amigas de Sofía han contado a su madre que la menor había conocido hacía unos meses a un hombre a través de Internet. La Guardia Civil y la Policía Local de  San Javier buscan la pista de un varón entre 35 y 40 años que conduce un Audi A4 con las lunas tintadas y con pegatinas de una conocida discoteca alicantina. Según las investigaciones policiales, el desconocido residía en el barrio javiereño de San Blas. En la fachada de su casa, ahora cuelga un cartel de se vende.

«En el ordenador de Sofía hemos encontrado la fotografía de un hombre que puede ser él y que parece que quiere esconder su identidad porque responde al nombre de YO», confiesa Graciela. Las últimas averiguaciones señalan que podría llamarse Juanma.

Dónde está Sofía

Graciela cree que su hija se ha ido de casa como acto de rebeldía: «Discutimos siempre porque ella es muy cabezota, no hay manera de prohibirle nada y le atrae lo prohibido».
Todo San Javier está movilizado y empapelado con carteles de se busca a Sofía. La Guardia Civil también ha dado parte a otras comunidades.

Graciela espera que alguien ofrezca pistas sobre el paradero de su hija. Sólo piensa en su vuelta a casa.