Donald Trump
Donald Trump, en la Casa Blanca. EFE

El Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos publicó este viernes un polémico informe republicano que acusa a altos funcionarios del FBI y el Departamento de Justicia de abusar de su poder y mostrar sesgo contra el presidente, Donald Trump.

Después de que Trump diera luz verde a la divulgación del informe sin ningún pasaje censurado, los republicanos de ese comité publicaron el documento, de tres páginas y media, en la página web de la Cámara de Representantes.

El memorando alega que el FBI ignoró el "claro sesgo" a favor de los demócratas de una de sus fuentes, Christopher Steele, un exespía británico que escribió un famoso dossier lleno de detalles sórdidos sobre Trump.

"El informe plantea graves preocupaciones sobre la integridad de las decisiones tomadas en los niveles más altos del Departamento de Justicia y el FBI para usar contra ciudadanos estadounidenses las herramientas de vigilancia más intrusivas del Gobierno", dijo en un comunicado la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

Una decisión del equipo de seguridad

La decisión de permitir la publicación del informe "se tomó con la contribución del equipo de seguridad nacional del presidente, incluidos funcionarios de las agencias de aplicación de la ley y miembros de la comunidad de inteligencia, por los que el presidente siente un gran respeto", afirmó Sanders.

Trump "está especialmente agradecido a los funcionarios de a pie que tan duro trabajan cada día para mantener seguro a Estados Unidos y hacer cumplir nuestras leyes mientras protegen los derechos constitucionales de todos los estadounidenses", agregó.

Horas antes, el presidente estadounidense había expresado el mismo mensaje en un tuit, al asegurar que considera "excelentes personas" a los funcionarios de a pie del Departamento de Justicia y el FBI, pero no opina lo mismo de sus jefes.

Solicitudes de vigilancia a Page

El FBI utilizó la información que le había proporcionado Steele para ampliar sus actividades de vigilancia sobre Carter Page, que hasta septiembre de 2016 asesoró en política exterior a la campaña electoral de Trump, por sospechar que actuó como agente ruso.

Entre octubre de 2016 y una fecha no especificada en 2017, hubo varias solicitudes judiciales para vigilar a Page, que fueron aprobadas por el entonces director del FBI, James Comey, y su número dos, Andrew McCabe, además de por altos cargos del Departamento de Justicia (los exfuncionarios Sally Yates y Dana Boente y el actual vicefiscal general, Rod Rosenstein).

Esas solicitudes se enviaron a un tribunal secreto establecido para implementar la ley de Vigilancia de Inteligencia Exterior (FISA) y conocido como Corte FISA.

Pero, según el informe, el FBI y el Departamento de Justicia ocultaron en esas solicitudes los lazos financieros con el Partido Demócrata de Steele, que de acuerdo con el documento llegó a admitir que estaba "desesperado porque Donald Trump no resultara elegido" en las elecciones de 2016.

"La solicitud a la corte FISA (...) ignoró u ocultó las motivaciones financieras e ideológicas de Steele en contra de Trump", señala el memorando, redactado por el equipo del congresista republicano Devin Nunes, un aliado del presidente estadounidense.

El memorando se publicó pese a las objeciones públicas del FBI y la oposición demócrata ha advertido de que Trump puede usarlo para desacreditar la investigación sobre la trama rusa y despedir al "número dos" del Departamento de Justicia, Rosenstein, y más tarde al fiscal especial encargado de la pesquisa, Robert Mueller.

Trump no descartó este viernes que pueda despedir a Rosenstein, y respondió a una pregunta sobre el tema de los periodistas: "Deduzcan ustedes lo que va a pasar".