Cometa
Foto de archivo de un avistamiento de un cometa. GTRES

Hace 12.800 años, un 10% de la superficie terrestre de la Tierra, unos 10 millones de kilómetros cuadrados, fue consumida por los incendios por un impacto cósmico, sostiene un nuevo estudio. Por entonces, la Tierra había emergido de otra edad de hielo, el clima era benigno y los glaciares se habían retirado. De la nada, el cielo se iluminó con bolas de fuego. Esto fue seguido por ondas de choque.

Los incendios se precipitaron sobre el paisaje y el polvo obstruyó el cielo, cortando la luz del sol. A medida que el clima se enfriaba rápidamente, las plantas morían, las fuentes de alimentos se extinguían y los glaciares volvieron a avanzar. Las corrientes oceánicas se desplazaron, configurando el clima en un estado más frío, casi "glacial", que duró mil años más.

Finalmente, el clima comenzó a calentarse nuevamente y los seres humanos volvieron a emerger en un mundo con menos animales grandes y una cultura humana en América del Norte que dejó tipos de lanza completamente diferentes. Esta es la historia respaldada por un estudio masivo de marcadores geoquímicos e isotópicos recién publicado en el Journal of Geology.

Los resultados son tan masivos que el estudio tuvo que dividirse en dos documentos. Los 24 autores del artículo incluyen al Profesor Emérito de Física y Astronomía en la Universidad de Kansas Adrian Melott y al Profesor Brian Thomas, un doctorado de 2005 en Kansas, ahora en la Universidad de Washburn.

"El trabajo incluye mediciones hechas en más de 170 sitios diferentes en todo el mundo", dijo Melott. El investigador de la Universidad de Kansas y sus colegas creen que los datos sugieren que el desastre se desencadenó cuando la Tierra colisionó con fragmentos de un cometa en desintegración que tenía aproximadamente 100 kilómetros de diámetro, cuyos restos persisten en nuestro sistema solar hasta el día de hoy.

"La hipótesis es que un cometa grande se fragmentó y los fragmentos impactaron la Tierra, causando este desastre", dijo Melott. "Varias firmas químicas diferentes —dióxido de carbono, nitrato, amoníaco y otras— parecen indicar que un asombroso 10% de la superficie terrestre de la Tierra, o cerca de 10 millones de kilómetros cuadrados, fue consumida por los incendios".

Según Melott, el análisis del polen sugiere que los bosques de pinos probablemente fueron quemados para ser reemplazados por álamos, que es una especie que coloniza áreas despejadas.

De hecho, los autores postulan que el impacto cósmico podría haber desencadenado el episodio frío del Joven Dryas, la quema de biomasa, las extinciones del Pleistoceno tardío de especies más grandes y los "cambios culturales humanos y la disminución de la población". "Los cálculos sugieren que el impacto habría agotado la capa de ozono, causando aumentos en el cáncer de piel y otros efectos negativos para la salud", dijo Melott.

"La hipótesis de impacto sigue siendo una hipótesis, pero este estudio proporciona una cantidad masiva de evidencia, que argumentamos que solo puede explicarse por un gran impacto cósmico".