La plataforma Girona Acull había reclamado al Ayuntamiento y a la Generalitat soluciones para unos 30 jóvenes de 18 y 19 años que llegaron a Catalunya siendo menores extranjeros no acompañados y que actualmente viven en la calle.

El secretario de Asuntos Sociales y Familias, Francesc Iglesies, ha afirmado este viernes que la gestora seguirá trabajando para buscar la mejor solución para cada joven "adaptándose a las circunstancias y perfil" de cada uno.

Iglesies, que se ha reunido junto a la directora general de Atención a la Infancia y la Adolescencia (Dgaia), Georgina Oliva, y representantes de Creu Roja, Càritas, Fundació Sergi y Girona Acull, ha abogado por trabajar "desde la perspectiva de los extutelados, de los sin techo y de los migrantes sin papeles".

Ha abordado la creación de nueva vivienda de emergencia y recursos habitacionales más estables, así como la planificación de recursos de acompañamiento integral, formativos, en competencias lingüísticas y de alfabetización.

La Generalitat también ha propuesto una iniciativa de mentorado por el que voluntarios expertos actuarán de referentes para aquellos jóvenes que hayan decidido no acogerse a los programas de Área de Apoyo de Jóvenes tutelados y extutelados u otros recursos.

Oliva ha remarcado las dificultades con que se encuentra la Dgaia para regularizar la situación de menores sin referentes familiares, y ha afirmado que un trámite que antes se acostumbraba a hacer en dos o tres semanas, ahora puede suponer nueve meses.

En 2017 han llegado a Catalunya 1.489 jóvenes sin referentes familiares (Mena), una cifra que duplica la de 2016 y triplica la de 2015, e Iglesies ha dicho que es un fenómeno que se tiene que afrontar "como país" de una forma colaborativa entre administraciones y tejido social.

Consulta aquí más noticias de Girona.