Chuck Norris
Chuck Norris, en una imagen de archivo. EFE / ARCHIVO

La serie Walker, Texas Ranger fue un clásico para todos los que crecieron en los noventa, y construyó la imagen de un nombre que se convertiría en leyenda: Chuck Norris. Ahora, ha sido el mítico actor el que ha demandado Sony y CBS, productora y cadena de la ficción, respectivamente, por una presunta estafa de 30 millones de dólares en beneficios derivados. 

El intérprete ha demandado a ambas multinacionales a través de su empresa, Top Kick Productions, en un texto en el que reclama su parte de ingresos obtenidos a través de la modalidad de Video on Demand o vídeo bajo demanda, tal y como informa la cadena BBC. Al parecer, CBS acordó dar al actor el 23% de los beneficios, pero han omitido la versión de visionado online

"Walker, Texas Ranger ha sido muy lucrativa y ha generado más de 692 millones de beneficio hasta el día de hoy", ha declarado su abogado, Scott Street. "Sin embargo, con el avance tecnológico, los acusados han dejado de promocionar la serie para TV y DVD, y se han centrado exclusivamente en los servicios de streaming".

La demanda recoge que el pacto llevaba implícito un pago a Top Kick Productions por los nuevos servicios de visionado; no obstante, "los demandados han rechazado ofertas de terceros que estaban dispuestos a pagar los derechos de Walker, Texas Ranger y prefirieron negociar sus acuerdos con sus propias cadenas". Esto, aseguran, ha costado "millones de dólares en tarifas" a la empresa de Norris.

Walker, Texas Ranger se emitió entre 1993 y 2001, con un total de 203 episodios. En él, Norris da vida a Walker, un luchador experto en artes marciales que combate el crimen en la ciudad estadounidense de Dallas.