Los sobresalientes vuelven a las notas de Primaria
Menos castigo. El nuevo modelo se olvida del muy deficiente, para quedarse en el insuficiente.
El primer trimestre se acaba y los niños reciben hoy las vacaciones y, para bien o para mal, las notas. Lejos de tener buenos o malos resultados, lo que será común para todos es que en los temidos boletines aparecerán los conocidos insuficientes, suficientes, bienes, notables y sobresalientes.

Éstos vienen a sustituir al progresa adecuadamente y el necesita mejorar que implantó la Logse, allá por 1990, lo que trae una novedad «beneficiosa» para los profesores y los padres. Además, en Secundaria desaparecerá el 0.

«Son muchos más aproximados a la calificación numérica y dicen mucho más, sobre todo a los padres», reconoce el director del colegio María Teresa Íñigo de Toro, Jesús Cardenal.

De su misma opinión son otros muchos docentes, que creen que estas calificaciones son «mucho más objetivas». «Ayudarán a que el resultado del trabajo diario sea menos ambiguo», añadió el director del Cristóbal Colón, Manuel Veleda.

Más mejoras

El punto positivo de la transformación que trae la LOE es también la posibilidad de fijar refuerzos educativos para los alumnos que lo necesitan, destacó el director del Cardenal Mendoza, Jesús Mélida, quien añadió que los que lo notarán poco serán los niños, que se darán cuenta «según pase el tiempo».

Lo que está claro es que los más beneficiados serán los padres que, en muchos casos, se formaron con estas calificaciones. «Les ayuda a conocer cómo van sus hijos», afirmó el director del García Quintana, Elías Peña. Para él, las notas numéricas pueden ayudar a picar a los menores para progresar más.

Los padres dan su opinión

Antonio Barahona. Padre. «Me parece un cambio muy bueno». «Así sabremos cuál es el progreso real que tienen nuestros hijos. Las notas de antes no significaban gran cosa. Podían progresar con un 5 y con un 9, y no es lo mismo. A ellos también les motiva».

Fernando San José. Padre. «A los padres nos ayuda más este sistema». «Me parece muy bien que vuelvan al sistema antiguo, porque para los niños es mucho mejor. Además, los padres sabemos el rendimiento real de nuestros hijos en las clases».

Marimar Sainz. Madre. «Es más concreto». Para esta madre de dos niños de 7 y 11 años dejar el progresa adecuadamente es una buena idea. «Se entiende mucho más así. Para los que se esfuerzan medianamente, da igual; pero para los demás no».