Bryan Cranston
Una imagen del actor estadounidense Bryan Cranston en la alfombra roja de los Bafta. EFE

La noticia llegaba el jueves como un jarro de agua fría: Bryan Cranston, el eterno Heisenberg de Breaking Bad, no va a volver a firmar autógrafos a los seguidores que le paren por la calle. Casi dos décadas de carrera después, se planta.

"Amigos, después de 18 años firmando de todo para los fans, me retiro", contaba en Twitter el intérprete. "Me siento abrumado por las solicitudes y simplemente no puedo hacerlo más".

Así, Cranston, que se ha cansado del bolígrafo, ponía punto final a los autógrafos... pero no a las fotos: "Me encanta conocer a mis seguidores y hacerme fotos con ellos en persona, pero eso es todo. Gracias por su comprensión. Nos vemos en las calles. ¡Y nos hacemos un selfie!".