Juicio 544
Imagen de un juicio (archivo).

Para formar parte del entramado judicial que conlleva una vista oral no hace falta estar presente en ella, o al menos, no físicamente. Buena prueba de ello es lo que ocurrió ayer en la Audiencia Provincial de Alicante, pionera en el uso de las nuevas tecnologías.

Juzgaban a un presunto violador para el que piden 15 años de cárcel.
Al presunto violador le piden 15 años de cárcel por abusar sexualmente de una menor de edad en 2004 en Calpe. Para evitar que
testigos, policías, médicos forenses y la propia víctima se tuvieran que desplazar a Alicante, montaron una red de videoconferencias, en total cuatro, para testificar.

La víctima ha declarado desde Alemania. Los demás lo han hecho desde Madrid, Barcelona y Dénia.

Según el testimonio de la denunciante, conoció al procesado en las inmediaciones del Bar Luna, de Calpe, y accedió a ir a un local más retirado. Durante el camino, según la Fiscalía, el ahora acusado la agarró del brazo y la introdujo a la fuerza en su vivienda y allí abusó de ella.

La defensa ha solicitado la libre absolución del defendido y, en caso de que le condenen, que no se aplique el agravante de que la víctima era menor de edad. Según el procesado, ella le dijo que tenía 18 años.