Barack Obama y Michelle Obama
Barack Obama y su esposa, Michelle. @BarackObama

Para desgracia del mundo y de la mitad (al menos) de los EE UU, los Obama dejaron hace ya tiempo la Casa Blanca. Tras dejar la presidencia, Barack y Michelle compraron una casa en Washington, cerca de la residencia oficial del presidente, ocupada ahora por Donald Trump. La vivienda, que les costó casi 8 millones y medio de euros, tiene ocho cuartos y nueve baños. El ex presidente ha perdido sus "poderes" y en el nuevo hogar le ha tocado el peor cuarto.

Es lo que Michelle Obama le ha contado a Ellen DeGeneres, quien la ha entrevistado en su programa de televisión. La rubia presentadora le preguntó si Barack tenía el mejor ricón de la nueva casa: "No, no, no. Él no habla de esto... salió perdiendo. No tiene suficiente espacio en ese armario… ¡perdón! Para su oficina se ha quedado con el cuarto más pequeño de la casa".

Al contrario, la habitación más grande se la ha quedado su hija menor Sasha. “Ella tiene estas dos suites… sala y recámara. Ella lo diseñó así y ahora Barack siente celos de ella”, bromeó Michelle.

En cuartos grandes o pequeños lo cierto es que a los Obama no les ha costado acostumbrarse a su nueva residencia. "En los ocho años en la Casa Blanca aprendí que nuestro hogar es ese que nosotros construimos. Estuvimos ocho años en la Casa Blanca, pero nunca fue nuestro hogar... No era esa casa, era nuestro amor. Ahora lo único que hemos hecho ha sido trasladar esos valores a otra residencia”, le dijo la ex primera dama a DeGeneres.

Ante las cámaras, Michelle aclaró un misterio: qué contenía la caja azul de Tiffany & Co. que los Trump le regalaron en el traspaso de poderes. Nada sorprendente. Simplemente, Melania les regaló un marco de fotos; "adorable" eso sí, según la mujer de Barack Obama. Quién sabe si en un futuro traspaso de poderes sea Michelle la que reciba las llaves de la Casa Blanca.