Altered Carbon
Una imagen de 'Altered Carbon', serie de Netflix. NETFLIX

En la ficción internacional hay dos tendencias claras en lo que a temáticas se refiere y ambas se mueven en la línea del tiempo en direcciones opuestas. El primer caso es el de las series que apelan a la nostalgia, normalmente encuadrando las tramas en los ochenta o noventa. El segundo caso es del de las series futuristas, por lo común distópicas, que nos muestran un mañana poco amable.

Este último es el caso de Altered Carbon, la nueva serie original de Netflix que está disponible bajo demanda desde este viernes.

Estamos aproximadamente en el año 2300 y la tecnología ha avanzado hasta el punto de que la conciencia humana se puede transferir de un cuerpo a otro. De hecho, cambiar de "funda" y volver de la muerte es algo común y constante para aquellos que se lo pueden pagar. Pero aún se puede morir definitivamente: la conciencia reside en un dispositivo implantado en el cuerpo. Una "pila" que se puede destruir. La única muerte de la que no se puede volver según el argumento de esta ficción.

Con una estética que recuerda a Blade Runner, Altered Carbon narra la historia de Takeshi Kovacs, un rebelde considerado terrorista que hace 250 años luchó contra el sistema y que ahora es revivido para investigar el asesinato de un poderoso y adinerado magnate llamado Laurens Bancroft. El millonario ha vuelto con un cuerpo nuevo, pero alguien buscaba eliminarle para siempre.

Rodada en Canadá para Netflix por Skydance, Altered Carbon es "una historia de asesinatos, sexo, amor y traición", según lo definen sus creadores. También es una historia de acción. Jiu-Jitsu, lucha, judo, kickboxing y hasta técnicas filipinas de cuchillo son algunas de las cosas que los protagonistas tuvieron que aprender para meterse en la piel se sus personajes.

El mundo de Altered Carbon se basa en la novela ciberpunk de ciencia ficción de Richard K. Morgan, cuyos fans llevan desde su publicación en 2002 pidiendo la adaptación cinematográfica que llega ahora de la mano de Netflix.

Y aunque "la primera temporada de esta serie épica sigue la novela a rajatabla, es una obra de arte independiente de pleno derecho", como reivindica Laeta Kalogridis, creadora y productora ejecutiva de la serie, que se podrá ver en los es la estadounidense Laeta Kalogridis, autora de guiones como los de Alejandro (2004), Night Watch (2004), Pathfinder (2007), Shutter Island (2010) y Terminator: Génesis (2015) y productora de Avatar (2009), y que no ha dejado de incluir perlas de humor negro a lo largo de las tramas.

Joel Kinnaman protagoniza la serie junto a James Purefoy, Renée Elise Goldsberry, Will Yun Lee, Dichen Lachman y la actriz mexicana Martha Higareda, que, de verse en versión original, incluye en los diálogos todo tipo de maravillosas expresiones malsonantes en Español.

Por el momento hay disponibles diez episodios de esta serie oscura que mezcla ciencia ficción, thriller y drama, pero podría haber más, la mitología de la novela da para más: "el grado de detalle con el que Morgan ha imaginado los Mundos Habitados, la arquitectura extraterrestre, las ruinas extraterrestres, la tecnología avanzada, la mitología, etc. es impresionante y está lleno de texturas. Hay muchísimo más que ni siquiera hemos explorado", dice Kalogridis.

Acción en gravedad

Una de las escenas de la serie incluye una pelea en gravedad 0. "¿Cómo haces que la gente flote en el aire sin poner en riesgo su seguridad y que transmitan intensidad? Fue un desafío muy especial para todos nosotros" recuerda el coordinador de especialistas de la serie, L. Stovall.