Oficina de empleo
Oficina de empleo EUROPA PRESS

Enero, un mes tradicionalmente malo para el empleo, no ha querido romper con la tradición en el inicio de 2018. Finalizada la campaña invernal de rebajas, las personas contratadas de forma temporal para atender los pedidos navideños vuelven a la cola del paro. Esta vez han sido 63.747 personas más las que vuelven a los registros del antiguo INEM para dejar la cifra total de parados en 3.476.528, según informa hoy Empleo.

Más parados... y menos personas cotizando a la Seguridad Social. El organismo pierde 178.170 afiliados, más de los que aumentan los parados porque no todos los que pierden su trabajo se inscriben seguidamente en las oficinas de Empleo. Y la pérdida de ocupación es más intensa en los dos sectores que más empleo crearon para la campaña invernal: hostelería (-38.102 afiliados), comercio (-37.411) y actividades admnistrativas (-30.913).

Podría pensarse que enero corrobora la estacionalidad laboral de España por estas fechas —el paro nunca ha bajado este mes— pero lo cierto es que se empeoran los registros de años previos. En 2016 y 2017 se habían añadido poco más de 57.000 parados en estos meses, menos que esta vez. Y la pérdida de ocupación también supera a los 174.880 afiliados perdidos en enero del año pasado.

"Enero es ciertamente un mes negativo para la afiliación, pero en el último año se han incorporado 607.865 afiliados a la Seguridad Social y es el mayor aumento interanual en 11 años", asegura el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos. "El año 2018 comienza por tanto con una base de crecimiento incluso mucho mejor que la que se dio en 2017 y las expectativas de crecimiento próximo de la afiliación siguen siendo muy potentes".

El país queda con 18.282.031 cotizantes, lejos de los 20 millones que el presidente Mariano Rajoy se marca como objetivo para finales de legislatura. Pero el Gobierno puede esgrimir el argumento de la tendencia para defender su política laboral: en el último año la Seguridad Social acumula un repunte de 607.856 afiliados, un 3,4% más y su mejor dato interanual desde enero de 2007.

Aunque más allá de la cantidad de empleo, está la calidad del mismo. Los sindicatos afean al Gobierno que gran parte de los ocupados sufren de precariedad en sus sueldos y en sus perspectivas laborales. Los contratos indefinidos que llegaron en enero a las ventanillas de empleo apenas suponen el 9,9% del total. El resto, son temporales.

El Ejecutivo tiene otra visión más positiva. Por un lado, presume de que enero batió el récord de contratación en este mes con 1,7 millones de acuerdo sellados. Y por otro, pone en valor que los 172.953 contratos fijos registrados suponen un 15,2% de los que se habían firmado en enero de 2017, doblando el 6,3% de aumento de los temporales y encadenando así 48 meses de incrementos interanuales en la contratación fija.

"Apenas un 6,2% de los contratos son indefinidos a tiempo completo", critica sin embargo UGT. Es decir, que solo seis de cada cinco contratos permiten tener un horizonte lejano de expectativa laboral y una jornada de 40 horas sin merma para el salario. Por eso y por el carácter estacional que tiene buena parte del empleo creado en España, el sindicato argumenta que "el triunfalismo del Gobierno está injustificado y carece de sentido".

Tampoco convence a los sindicatos que la tasa de cobertura a los parados haya avanzado dos puntos desde enero del año pasado, hasta el 58,6%, porque eso significa que cuatro de cada diez desempleados carece de ayudas por parte del Estado. La tasa en 2001 era además del 70,6%. "La extensión del paro de larga duración obliga a proteger urgentemente a estas personas vía prestaciones y medidas activas de orientación, formación e inserción".

Los otros datos laborales de enero

La construcción despega otra vez en España. El desempleo aumentó en todos los sectores excepto en la construcción, que borra a 5.154 parados de su lista. En el resto aumenta el paro, sobre todo en los servicios (+72.468 desempleados) pero también en la industria y en la agricultura. Además, la obra es la actividad que muestra mayor crecimiento de la ocupación en el último año (10,6%), por encima incluso de la hostelería.

La sequía impacta en la agricultura. La falta de lluvias y el encogimiento de las cosechas puede percibirse en las cifras de cotización a la Seguridad Social. La agricultura es el único sector que muestra en enero una pérdida de afiliación (-6.425 empleos) respecto al mismo mes del año anterior. En el resto crece la afiliación y especialmente en los servicios, que en doce meses ha sumado 466.918 nuevos ocupados.

Crece más el paro femenino. El desempleo entre los hombres subió un 1,08% en enero (hasta 1.475.479 parados) mientras que para las mujeres se incrementa un 2,46% y vuelve a superar la barrera de los dos millones (2.001.049). La campaña de navidad suele emplear a más mujeres en la hostelería y comercio, de ahí que ahora la finalización de contratos temporales les afecte más ellas.

Solos las islas esquivan el aumento de paro. Baleares registró 650 parados menos y Canarias perdió 386 desempleados. La pérdida de afiliaciones, sin embargo, es común a todas las comunidades autónomas.