Como asociación en defensa de los trabajadores autónomos en La Rioja, en este caso en el sector hosteleros donde en Logroño existe más de 1.300 establecimientos entre bares, cafeterías, etc. entienden y son conscientes de que "los ruidos y la utilización de espacio público puedan molestar a los vecinos, pero también somos conscientes de que la nueva ordenanza de terrazas condena a muchos establecimientos de hostelería y con ello a sus dueños y empleados, a una pérdida considerable de ingresos y a muchos lleva directamente a la quiebra".

"Entendemos que Logroño es una ciudad de servicios, con poco tejido industrial, donde ha subido el paro con una tendencia contraria a otras ciudades limítrofes", continúan.

Así, "si limitamos aún más su crecimiento con ordenanzas como está, no nos queremos imaginar el futuro devastador de esta ciudad, que no sólo implica a la hostelería, también a empresas abastecedoras de la misma".

Según explican en un comunicado de prensa, "creemos que la actual ordenanza cumplida es suficiente y estimamos que con su aplicación y acciones que eduquen tanto a propietarios como a usuarios se pueden resolver muchos problemas actuales".

En otro orden de asuntos consideran que "el descenso de poder adquisitivo de trabajadores y pensionistas deriva en una bajada considerable en el consumo, sobre todo en hostelería, al ser este un sector de ocio. Si a esto añadimos la subidas de precios (tv digital, el paquete más barato 218 euros) o el incremento de la factura de la luz que se ha triplicado en los últimos 8 años

(hablamos de casi un salario), los suministros en general, todos al alza y la imposibilidad de subir precios por competitividad, abocan al cierre de muchos bares".

Otro tema que preocupa a muchos hosteleros "y que debería ser resuelto por las administraciones es el de las mascotas. Cada día hay un mayor número de clientes que acuden con sus mascotas a los bares, lo que a otros muchos molesta".

Además de que sanitariamente donde hay comida "no deberían estar", la ordenanza "deja a criterio del propietario el acceso o no de los perros, con lo cual si te enfrentas el problema, la pérdida de clientes es para el hostelero".

Consideran que la normativa "debería ser tajante y no dejar la responsabilidad y en su defecto el enfrentamiento en los dueños de los establecimientos, de la misma manera que se hizo la ley del tabaco".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.