Accidente de tráfico en Sant Fost de Campsentelles (Barcelona)
Accidente de tráfico en Sant Fost de Campsentelles (Barcelona) SISTEMA D'EMERGÈNCIES MÈDIQUES

Las víctimas mortales por siniestro viario tanto en zona interurbana como en zona urbana se han incrementado un 7,4% respecto a 2016. Según el Servei Català de Trànsit (SCT), entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del año pasado se produjeron 220 accidentes mortales, en los que 248 personas perdieron la vida. Durante 2017, 1.742 personas resultaron heridas de gravedad, un 5,3% menos que el año anterior.

La cifra de accidentes mortales debidos a distracciones se han incrementado un 4,5% respecto a 2016. De hecho, junto a las infracciones de circulación y las infracciones por exceso de velocidad, son los principales factores concurrentes en los accidentes con víctimas.

Un 29% de las víctimas mortales fueron motoristas y un 5% ciclistas. El índice de víctimas mortales por millón de habitantes en Cataluña es de 33 personas muertas por millón de habitantes, por debajo de la media europea que se sitúa en 55 personas muertas por millón de habitantes.

Este 2017, el SCT ha constatado un incremento de la movilidad en Cataluña y lo atribuye a la recuperación económica. El aumento se sitúa en un 3% durante los días laborales y hasta un 4% en los festivos.

Paralelamente, ha destacado que parte de este incremento de movilidad se debe al hecho que el año pasado fue el más seco de los últimos 20 años en Cataluña, lo que se notó especialmente en un aumento del tráfico de motocicletas y bicicletas.

A pesar del incremento de víctimas mortales del último año, Trànsit ha subrayado que la tendencia continúa siendo de reducción respecto a 2010, cuando se registraron 339 víctimas mortales. Concretamente, la cifra de víctimas ha caído un 27% respecto a hace siete años.

De los 220 accidentes mortales de tráfico registrados en el conjunto de la red viaria catalana, 145 se han producido en zona interurbana y 75 en zona urbana. Esta cifra representa un 9% más de siniestros mortales que en 2016 pero un descenso del 27% respecto a 2010.

En lo que respecta a los heridos graves, en 2017 hubo 1.742, un 5,3% menos que el año pasado, cuando 1.839 personas resultaron heridas de gravedad. En cambio, respecto a 2010, la cifra de lesionados graves ha caído un 13,2%.

Por demarcaciones, en Barcelona ha habido 113 accidentes mortales con 123 personas muertas y 1.084 heridas graves. En Girona se han registrado 38 accidentes mortales con 44 personas muertas y 226 heridas graves. En Tarragona ha habido 35 accidentes mortales con 45 personas fallecidas y 222 heridas graves y en Lleida se han producido 34 accidentes mortales con 36 personas muertas y 210 heridos graves.

168 víctimas en zona interurbana

Entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2017, en las carreteras catalanas ha habido 168 víctimas mortales. Esto representa un incremento del 9,1% de las víctimas respecto a 2016, cuando murieron en siniestros viarios 154 personas.

En relación a 2010, ha habido un descenso del 31,7% ya que aquel año hubo 246 fallecidos en accidente de tráfico en zona interurbana.

En total, en las carreteras catalanas se registraron 145 accidentes mortales. Esta cifra representa un 15,1% más de siniestros mortales que en 2016 pero un descenso del 31,6% respecto a 2010.

En lo referente a los heridos graves, en 2017 hubo 777, un 13,3% menos que el año anterior, cuando 896 personas resultaron heridas de gravedad. Si tenemos en cuenta 2010, la cifra de lesionados graves representa un descenso del 24,7%.

De las 168 personas muertas el año pasado en la red viaria interurbana de Cataluña, 45 eran motoristas y 11 ciclistas. Motoristas y ciclistas representan un tercio del total de víctimas mortales en zona interurbana.

La cifra de motoristas fallecidos aumenta respecto al año pasado pasando de 35 a 45. Los ciclistas muertos también aumentan y pasan de 4 víctimas mortales a 11. Por otro lado, también se incrementa la cifra de personas muertas que iban en furgoneta, pasando de 4 a 13.

Por el contrario, se han reducido a la mitad las personas atropelladas en 2017 pasando de 10 personas en 2016 a 5 peatones atropellados en 2017.

El factor humano representa el 90% de las causas a la hora de registrarse un accidente mortal. La distracción continúa siendo un factor preocupante, con un repunte del 4,5% respecto a 2017. Los errores e infracciones de los conductores son los otros factores concurrentes que figuran en la siniestralidad mortal registrada en 2017, destacando las infracciones por exceso de velocidad.

Por tipo de accidente mortal, las colisiones frontales se incrementan en más de un 50% y representan un tercio del total de accidentes mortales. El otro tercio ha sido por caídas o salidas de la vía.

La franja de edad con mayor siniestralidad mortal es la de 35 a 44 años. Destaca que se ha reducido significativamente la cifra de víctimas mortales de edad avanzada y la cifra de niños, adolescentes y jóvenes que han perdido la vida en la carretera.

En Tarragona y Girona se han reducido las víctimas mortales respecto al año anterior. En Tarragona se han registrado cuatro víctimas menos y en Girona, este 2017, se ha cerrado con una persona muerta menos que el año anterior. En este balance hay que tener en cuenta el impacto que tuvieron los accidentes de tráfico de Freginals y Pont de Molins, donde se produjeron múltiples víctimas mortales.

En Barcelona y Lleida las víctimas mortales en accidentes de tráfico han aumentado, especialmente en Barcelona, donde el incremento ha sido de 17 víctimas mortales más que en el año anterior. En Lleida el incremento ha sido de cinco víctimas mortales.

Zona urbana

Entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2017, en las vías urbanas se han contabilizado 80 víctimas mortales. Esto representa un incremento del 3,9% de víctimas respecto a 2016, cuando murieron en siniestro viario 77 personas. En relación a 2010, hay un descenso del 14%, puesto que aquel año hubieron 93 personas muertas por accidente de tráfico en zona urbana.

En lo que concierne a la cifra de siniestros mortales, durante 2017 en las vías urbanas catalanas se han registrado 75, uno menos que el año pasado. 965 personas han resultado heridas de gravedad en zona urbana durante 2017, el año pasado fueron 943, lo que supone un incremento del 2,3%. En relación a 2010, el descenso ha sido del 1%, puesto que aquel año se registraron un total de 975 heridos graves por siniestro viario.

29 peatones, 16 motoristas y dos ciclistas muertos en pueblos y ciudades

Hay que destacar que de las 80 personas muertas el año pasado en las calles de ciudades y pueblos de Cataluña 29 eran peatones, 26 motoristas y dos ciclistas. Estos tres colectivos representan dos tercios del total de víctimas en Cataluña en zona urbana.

Barcelona es una de las demarcaciones donde ha bajado más la cifra de víctimas mortales, lo ha hecho un 12% respecto al año pasado, mientras que en Tarragona la cifra de muertos pasa de 5 a 16 personas este año.

En zona urbana, ha habido un incremento de las víctimas mortales en vehículos ligeros respecto a 2016 pasando de 10 a 21 víctimas mortales. Las motos y ciclomotores se mantienen con cifras similares a años anteriores.

En 2016 fueron cinco los ciclistas que murieron en zona urbana, en 2017 se registraron dos víctimas mortales. Los peatones atropellados también se reducen, pasando de 34 personas muertas a 29.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.