Úrsula Corberó
La actriz Úrsula Corberó en la última edición de los Premios Feroz. GTRES

No vamos a negarlo: En el pasado el esmalte de uñas rosita palo era el preferido de las adolescentes y el color escogido por las novias en el día de su boda. Pero de entre los nails colours que serán tendencia en primavera-verano 2018 es el tono más relajante de todos. Desde el rosa palo, pasando por el nude hasta el coral, la manicura rosa es romántica, pero muy versátil.

Por otra parte, no podemos olvidarnos del millennial pink (sí, todavía sigue vigente) que no es solo un color, es también una filosofía de vida y un matiz natural que relaja los outfit hipercoloridos. Para quien todavía no lo sepa se trata de una mezcla entre salmón, melocotón y rosáceo.

Hoy por hoy, la manicura ha dejado de estar en un segundo plano para cobrar importancia en los estilismos tanto o más que cualquier otro complemento de moda.

Motivo más que suficiente para que las marcas de belleza lancen al mercado lacas de uñas cada vez más eficaces y capaces de satisfacer las necesidades de las mujeres, que se pueden resumir en dos requisitos fundamentales: uñas perfectas durante más horas y en poco tiempo.

¿Cuáles serán los colores que veremos? "La temporada viene marcada por los tonos pastel, nude, rojos y rosas vibrantes que se alían con acabados metálicos para conseguir unas uñas chic", explica Maryori Matallana, propietaria del salón The Nail Corner by OPI.

Para Yves Saint Laurent Beauté el hit lo marcan el azul celeste y el coral que darán un espíritu psicodélico a las manos. Estos dos tonos pueden llevarse combinados o en contraste.

Las menos atrevidas, pero a quienes les guste ir a la última pueden escoger, según Matallana, "un rojo langosta que hará destacar las uñas de forma elegante".

"La llegada de la primavera, sin darnos cuenta, nos lleva a la búsqueda del color. Necesitamos un cambio que nos saque de la rutina y cada vez más, echamos mano del nail art", apunta la experta.

La inspiración llega del estilo trendy de las adolescentes asiáticas en el que prima un diseño moderno, pero que no deja de lado el romanticismo. O lo que es lo mismo: un rollo manga pero en versión pastel.

Toma nota de las decoraciones geométricas y la manicura francesa en todas sus versiones (coloreada, en forma de media luna o el francés inverso).

"En el salón era habitual hacer alguna decoración sencilla en una uña, pero ahora se lleva hacerlo en 3: dos en una mano y una en la otra, sin que correspondan los mismos dedos pero la tendencia de dibujar líneas simples continúa" añade Matallana.

Clásico vs semipermanente

En realidad, las dos versiones tienen su público. Hay mujeres que adoran tener una manicura impoluta y perfecta sin tener que preocuparse por ella durante semanas.

En cambio, a otras les encanta cambiar el color de las uñas con frecuencia, a veces incluso para que vaya a juego con la ropa.