Audiencia Provincial  de Huelva
Audiencia Provincial de Huelva Europa Press/Archivo

Para uno de ellos, D.M.R., la Fiscalía pide cinco años y medio de cárcel -cuatro por un delito de falsificación de documento público por funcionario público, en concurso con un delito de acusación o denuncia falsa, y un año y medio por otro de falso testimonio-, y para el otro, J.A.G., un año y medio por este último delito.

Durante su declaración, D.M.R., ha defendido los hechos que dieron lugar a la actuación policial y al atestado, los cuales sucedieron el 13 de agosto de 2010. Según su versión, ese día vio al denunciante, al que solo conocía "profesionalmente" por otras cuestiones y por otros antecedentes, reconociéndolo en la Avenida de Andalucía cuando se situó con su motocicleta en paralelo al coche policial en un semáforo, momento en el que decidió darle el alto.

El agente ha asegurado que tomó esta decisión al conocer que "esta persona había sido condenado por atropellar a un agente de la Guardia Civil" y sospechar que podía no tener vigente el carné de circulación, sin embargo, según ha declarado, "esta persona huyó en sentido contrario, iniciándose una persecución por la ciudad que finalmente acabó en el barrio de Fuenmtepiña, donde la abandonan sin poder darle alcance".

Sobre el hecho de que el atestado lo realizara dos meses más tarde, en octubre, y lo hiciera él y no un agente perteneciente al servicio de atestados, ha precisado que se fue demorando porque no coincidía con su compañero, el otro acusado, ya que no solían trabajar juntos y era periodo vacacional, y que lo hizo él mismo porque en este servicio estaban "ocupados y obtuvo permiso del subinspector del mismo para realizarlo". Finalmente, el 14 de octubre este agente hizo el atestado, apareciendo únicamente su firma, no la del compañero.

Por su parte, el otro acusado ha manifestado una versión parecida de lo sucedido, no obstante ha señalado que no vio al denunciante cuando el otro agente decidió pararle porque iba de copiloto, dándose cuenta de su presencia cuando se inició la persecución. En cuanto al atestado, ha precisado que no corría mucha prisa porque era "una diligencia sencilla, sin detenidos ni heridos" y por eso se demoró.

Precisamente, el denunciante, que ha declarado como testigo, y que fue absuelto en la causa judicial instruida por este atestado, ha asegurado que no sabe nada de los hechos manifestados por los agentes y que ese día no cogió la motocicleta porque no tenía el carné vigente. En este punto, ha aclarado que lo ocurrido con el agente de la Guardia Civil "no fue un atropello sino una conducción temeraria".

Preguntado por su posible enemistad, ha dejado claro que con los agentes "no está enemistado, pero D.M.R., parece que conmigo sí y, según me ha comentado mucha gente él dijo que hasta que yo no acabe en la cárcel no iba a parar, lo que se debe a que él tuvo una relación con una chica con la que yo también tuve algo", ha manifestado.

Por último, el que era jefe de la Policía Local en aquellas fechas ha señalado, respecto al atestado que "no es normal" que un agente que no es del servicio de tráfico instruya un atestado en esta materia, pero que "es posible", indicando además que tampoco es normal que "se demore dos meses y que sólo lo firme un agente".

Consulta aquí más noticias de Huelva.