El abogado del empresario, José Palma, ha explicado a Europa Press que este jueves el juez de Instrucción número 14 de Sevilla, Manuel Centeno, ha tomado declaración como investigados a Manuel Tobaja y Francisco Estudillo, dentro de la causa abierta por un presunto delito de estafa y apropiación indebida.

Los hechos se remontan a 2014 cuando el empresario libanés, en el trámite de operaciones que realizaba habitualmente de compra de material a una empresa alemana, recibe dos correos electrónicos de supuestos trabajadores de esta compañía en los que le solicitan el ingreso de unas cantidades -5.300 y 30.000 euros- en dos cuentas distintas a las habituales para el envío de los productos.

Esas cuentas estaban vinculadas a una mujer, identificada como L.G.A. y con domicilio en Ayamonte (Huelva), y a la Fundación Luz del Mundo, con sede en Sevilla. Según el letrado de la acusación, se había producido "una suplantación de identidad" en los supuestos correos enviados por la empresa alemana.

Así, los 5.300 euros fueron ingresados en la cuenta de la que era titular L.G.A. y los 30.000 euros en la de la Fundación Luz del Mundo. Ese mismo año se presentó una denuncia contra L.G.A., aunque nunca se pudo contactar con ella y se archivó.

PENSABAN QUE "ERA UNA DONACIÓN"

De forma paralela, el empresario libanés se puso en contacto con la Fundación Luz del Mundo para reclamar el dinero ingresado en una cuenta vinculada a esta entidad. "Tanto Tobaja como Estudillo decían que pensaban que ese ingreso era una donación a la Fundación", ha contado el abogado, quien por varias veces se reunió con ellos. Éstos le manifestaron su intención de devolver el dinero e, incluso, llegaron a entregarle dos cheques, pero "sin fondos". El dinero nunca fue devuelto.

En mayo de 2017, el empresario libanés denunció a la Fundación, y en su caso al presidente y al gerente de la misma, por un presunto delito de estafa y apropiación indebida. Además, el abogado de la acusación ha señalado que ha solicitado que se investigue por parte del Grupo de Delitos Telemáticos de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil las IP de los ordenadores desde donde se enviaron los correos con los que suplantaron la identidad de trabajadores de la empresa alemana.

Durante su declaración ante el juez instructor, Tobaja ha reconocido tener constancia del ingreso de la cantidad de 30.000 euros pero ha afirmado que "no lo retiró" del banco y no conocen que se hizo con el mismo. Por su parte, Estudillo que ha declarado en segundo lugar y ha afirmado que siempre actuaba "por orden" del presidente, también ha reconocido que recibieron el dinero en la cuenta de la Fundación y que "ambos" fueron al banco a retirarlo.

Estudillo firmó para la retirada del dinero en la oficina bancaria, pero "se lo llevó en metálico Tobaja para pagar deudas anteriores de la Fundación", ha afirmado el letrado del empresario en relación a la declaración del gerente de la Fundación, que cuenta actualmente con deudas por valor de 3,2 millones de euros.

UNA NUEVA CAUSA CONTRA TOBAJA

De otro lado, el mismo Juzgado de Instrucción número 14 de Sevilla también investiga a Tobaja por una denuncia del que fuera vicepresidente de la Fundación

José Antonio Muñoz por solicitar un préstamo con la falsificación de los datos de Muñoz. Muñoz avaló otros préstamos pedidos por el presidente de la Fundación y por cuyo impago ha perdido varios inmuebles de su propiedad.

A estas causas contra Tobaja, quien fue condenado en Puerto Rico a siete años de prisión por apropiación indebida y por hacerse pasar por sacerdote, hay que sumarles otras abiertas, también por estafa, en otros juzgados de instrucción de Sevilla, como la que instruye el juez de Instrucción número 4 de Sevilla, Álvaro Martín, cuya investigación está bajo secreto de sumario aún y en la que, por el momento, hay diez detenidos. Precisamente por esta causa, Tobaja se encuentra en prisión desde el pasado mes de noviembre.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.