La incidencia de la enfermedad renal crónica en Galicia supera la media nacional. Esta dolencia ha llegado a afectar a al menos 4.000 gallegos desde el año 2007 y la propia Sociedad Española de Nefrología ya la considera una "epidemia silenciosa".

Así se desprende de los datos facilitados por la entidad, en rueda de prensa, con motivo de la X Reunión de Diálisis Peritoneal que se celebra desde este jueves hasta el 3 de febrero en Santiago de Compostela. Un encuentro bianual que reúne a más de 300 investigadores, nefrólogos y personal de enfermería en esta materia.

La prevalencia de la enfermedad en España supera el 15 por ciento, unos siete millones de personas, y 6.000 nuevos pacientes necesitan cada año tratamiento renal sustitutivo.

En el año 2016, 5.197 personas comenzaron a someterse a tratamientos de hemodiálisis, 1.102 de diálisis peritoneal y otras 316 recibieron un trasplante.

Galicia ha alcanzado ese mismo año las 146 personas por millón, por encima de la media nacional (142), y la prevalencia, que añade los casos nuevos a los ya registrados, se ha situado en 1.328 afectados por millón.

La diabetes se ha situado, además, como una de las principales causas de prevalencia en la comunidad de enfermedad renal crónica, con un 16,7 por ciento del total de pacientes.

Miguel Pérez Fontán, por parte de la Sociedad Española de Nefrología, ha destacado que la incidencia de esta enfermedad "es más frecuente de lo que se cree", estimando en un 15 y el 20 por ciento los afectados potenciales a nivel nacional y en más de un 30 por ciento en el caso de mayores de 65 años.

Además de ser factor de riesgo cardiovascular y limitar la supervivencia del individuo, una parte muy importante de los afectados asciende a fases de la dolencia que requieren de tratamiento a través de diálisis o trasplante renal.

REDUCIR EL GASTO SANITARIO

En este sentido, Pérez Fontán ha defendido la importancia de fomentar la diálisis peritoneal como tratamiento "perfectamente consolidado" y que permite una mejor "calidad de vida" al paciente, además de realizarse en el domicilio y permitir incluso mantenerse en el mercado laboral.

A pesar de ello, ha lamentado, se trata de una alternativa "infrautilizada", llegando a el 12% de personas que reciben diálisis crónica y al 5,5 por ciento del total en tratamiento renal sustitutivo en España. En la última década, este método ha aumentado un 30% hasta el 16,7 por ciento del total nacional.

Rafael Alonso, presidente del Comité Organizador del encuentro, ha apuntado la "falta de información" al paciente con respecto a las mejoras potenciales que ofrece esta práctica. Asimismo, ha señalado el un coste más reducido del tratamiento, que permitiría reducir el gasto sanitario.

En concreto, el tratamiento renal sustitutivo consume el 3 por ciento del gasto del sistema público sanitario en España y el 4 por ciento del presupuesto dedicado a atención especializada, mientras que el coste medio por paciente es seis veces mayor que el del VIH, entre otros.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.