Participantes en la concentración
Participantes en la concentración EUROPA PRESS

En esta ocasión, y cambiando su lugar usual en la Plaza a otro más recogido bajo los soportales de la Casa Consistorial, por la amenaza de lluvia, los protagonistas de la convocatoria han sido los miembros de la Asociación Riojana contra el Daño Cerebral Adquirido (Ardacea).

Como ha afirmado su presidente, Emilio García, "ojalá actos como éste no fueran necesarios, pero lo primero para poder curar una enfermedad es reconocerla, y, aunque se ha hecho mucho camino, aún queda mucho tratamiento por delante".

Un camino en el que ha puesto el centro en la educación, "pero no como estudio, sino como la formación integral de la persona", y en el que, continuando con el símil médico, "hace falta un tratamiento quirúrgico, en el que la víctima no solo se le facilite la inserción, sino también todo el tema afectivo".

"Nos equivocamos si pensamos que de la violencia de género solo son víctimas el 50 por ciento de la población, las mujeres, es una lacra, una enfermedad social que infecta a todo lo que rodea a la mujer, familia, hijos, todo su entorno, y que atenta contra sus derechos fundamentales. No vale solo con decir basta ya", ha dicho.

Como ha incidido la secretaria de Ardacea, Teresa Frutos, "no se puede considerar a nadie como una posesión, la violencia no lleva a ningún lugar" y ha apelado al apoyo familiar ante estos casos "para llegar a una convivencia en paz entre todos".

Por último, la trabajadora social de la Asociación ha hecho hincapié en el machismo "que lleva impuesto en nuestra sociedad desde siempre, y al que aún le queda por desaparecer, muchos hombres se consideran aún superiores a la mujer", por lo que ha abogado por lograr "la igualdad en salarios, en trabajos sin discriminación y en no ver a la mujer solo como una cara o un cuerpo bonitos".

"Si toda la sociedad va unida, si todos ponemos nuestro grano de arena para erradicar el más pequeño ápice de machismo y de desigualdad que encontremos, entre todos lograremos ser solo personas, sin distinciones", ha señalado.

Los concentrados han guardado, después, el tradicional minuto de silencio en recuerdo de las víctimas ya que, como ha detallado la concejala de Familia, Paloma Corres, "llevamos una mujer fallecida en este año", además de rememomar a los 26 menores fallecidos el año pasado en casos de violencia machista, "para que todos ellos sean los últimos".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.