Joan Ribó en la jornada de la Confederación de Empresas Turísticas
Joan Ribó en la jornada de la Confederación de Empresas Turísticas AYUNTAMIENTO DE VALÈNCIA

El alcalde de València, Joan Ribó ha reclamado este jueves que las administraciones competentes en materia de turismo elaboren una norma que regule los apartamentos turísticos con el fin de que se permita una convivencia "saludable que evite la expulsión de los vecinos de los barrios" y que estos que puedan permanecer "vivos y no se conviertan en parques temáticos". Asimismo, ha defendido la necesidad de una tasa para todos ellos que permita controlar a los infractores y mejorar los servicios municipales ofrecidos a los visitantes.

Así lo ha indicado en su intervención de apertura de la jornada de debate celebrada en Feria Valencia, organizada por la Confederación de Empresas Turísticas, en la que ha defendido la necesidad de regular los apartamientos turísticos. "Las federaciones empresariales, las asociaciones ciudadanas, los sindicatos y las instituciones tenemos la obligación de establecer un modelo turístico que conjugue la convivencia entre todos los actores que comparten el mismo espacio para vivir, para realizar su actividad empresarial o para visitar y compartir", ha indicado Ribó.

En este foro, organizado para debatir sobre el presente y el futuro del turismo en València, Ribó se ha referido a la necesidad de que las administraciones con competencias en materia turística regulen los apartamentos turísticos bajo cuatro pilares fundamentales: el respeto a la convivencia con el vecindario; evitar la "saturación" en algunos distritos para impedir la "expulsión" de la propia población; "controlar" que se ofrezca un servicio de calidad y el "cumplimiento de las obligaciones tributarias", según ha informado el consistorio en un comunicado.

"Reclamo una norma que permita una convivencia saludable con el vecindario y que nuestros barrios estén vivos y no acaben convirtiéndose en parques temáticos", ha afirmado Ribó, quien se ha mostrado "seguro" de que "el proyecto de Ley Valenciana del Turismo, en tramitación en las Corts, conseguirá cumplir los anteriores objetivos y lograr el equilibrio necesario en el sector".

A juicio del alcalde, una tasa para todos los alojamientos turísticos es "un instrumento de control de los alojamientos ilegales que permitirá contar con un censo de los que sí contribuyen" mientras que los que no lo hacen tendrán que ser "inspeccionados y sancionados". Ribó aboga por que los recursos que se generen con esta tasa "podrán destinarse a sufragar los servicios públicos que utilizan los turistas y que ofrecemos los ayuntamientos: limpieza, seguridad, mantenimiento de las playas", entre otros.

Ribó ha defendido las nuevas políticas "en las que no nos dedicamos a construir grandes infraestructuras, sino a diseñar espacios para vivir, para experimentar la ciudad". "Disfrutar de la experiencia de vivir la ciudad, con sus habitantes, es nuestro reto en el ámbito turístico", ha manifestado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.