El conjunto de actuaciones para el dique de cola del río Escá supone una inversión de 27 millones de euros y responde a un compromiso adquirido con el Ayuntamiento de Sigüés. Su construcción se asemejará a un lago artificial en el entorno del casco urbano ganando este espacio para el uso de los ciudadanos, así como la ejecución de muro de protección de la población de Sigüés evitará el efecto del oleaje y de las crecidas del río Escá.

Una vez que han concluido las tareas necesarias de deforestación, como se anunció ya al inicio de la obra el pasado mes de octubre, esta semana se va a proceder a trabajar en el trazado del muro, para lo que es necesario realizar las primeras demoliciones de los bienes expropiados, en concreto las naves y almacenes en la zona de huertas al suroeste del núcleo urbano. Por el momento, estas labores no afectan a las viviendas también expropiadas, ha apuntado al CHE en una nota de prensa.

La ejecución del muro afecta a una serie de viviendas que ya fueron expropiadas en su día y por las que ya se ha realizado el pago del justiprecio, si bien en algunos casos no se ha producido aún la entrega de las llaves por parte de los propietarios.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.