Angelina Jolie, en la sede de la OTAN en Bruselas
Angelina Jolie, en la sede de la OTAN en Bruselas como enviada especial del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. EFE

Angelina Jolie no para; como actriz, como madre y como mujer comprometida. La enviada especial de la ONU para los Refugiados ha estado de visita en Europa, al menos por París y Bruselas, que se sepa. Y todo el tiempo, o casi, en compañía de sus seis hijos. Sin miradas al pasado, a Brad Pitt, Angelina sigue adelante.

Ha estado 24 horas en París. Empezó con una visita cultural al Museo del Louvre en compañía de sus seis hijos. Posteriormente se reunió en el Palacio del Elíseo con la primera dama francesa, Brigitte Macron, esposa del presidente Emmanuel Macron. En este caso Jolie lo hizo en calidad de embajadora de buena voluntad del Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR), cargo que ostenta desde hace ya 17 años.

Tercer cambio de ropa y a la tienda Guerlain de los Campos Elíseos. Allí se presentó con un impactante vestido rojo. La elección no fue caprichosa. Angelina es embajadora de esta firma francesa desde 2016. De hecho aprovechó la visita a París para grabar un nuevo anuncio para esta marca de lujo.

En un tono mucho más serio, Angelina Jolie viajó después a Bruselas, donde la OTAN tiene su cuartel general. Como enviada especial de las Naciones Unidas para los Refugiados, selló su compromiso con la Alianza Atlántica para intentar atajar la violencia sexual en zonas de conflicto, un acuerdo que busca aunar la experiencia humanitaria de la actriz y la acción militar de la alianza.

"No sólo hay que proteger a las mujeres, hay que valorarlas"

En su primera visita oficial al cuartel general de la OTAN en la capital belga, Jolie denunció el uso de la violencia sexual "como arma de guerra" y como una "herramienta creciente de conflicto e inseguridad en el mundo". "Su uso como arma de guerra supone un problema incómodo de enfrentar para las sociedades", lamentó Jolie.

Después de 16 años de trabajo en el campo humanitario, Jolie, de 42 años, se une a la OTAN "para ayudar a trabajar en un área que afecta a la relación" de la Alianza con los civiles y en la que consideró que "hay mucho que mejorar". La californiana citó casos concretos como el de Afganistán, donde la OTAN ha reforzado recientemente su misión de asesoramiento, formación y asistencia de las tropas afganas. "Si bien ha habido progresos, hay mucho más por hacer", afirmó.

Para la actriz, su visita se centra en conocer "el papel potencial de la OTAN en ayudar a crear una mayor responsabilidad global en la lucha de la violencia contra las mujeres". "Me he encontrado con muchas víctimas de violencia de género y me gustaría poder ponerles una cámara para que pudieran hablar por sí mismos (...). Lo mínimo que puedo hacer es ser una voz para ellos y darles el apoyo y la protección que se merecen", defendió.

La actriz de Hollywood, también profesora visitante sobre esta materia en la London School of Economics (LSE), destacó que "terminar con la impunidad" de estos crímenes "masivos" no es "sólo una cuestión de proteger a las mujeres", sino de "valorarlas". "No puede haber paz y seguridad duraderas sin igualdad de derechos y participación de las mujeres en las sociedades", argumentó. Jolie argumentó que ningún reto, "desde conflictos civiles hasta la crisis global de refugiados, puede enfrentarse sin prestar más atención a las necesidades y derechos de las mujeres".