Según han recordado, la reparación se hará en tres fases, ya que primero se llevará a cabo la excavación y retirada de material del tramo hundido justo a la llegada de Jesús, en unos 60 metros de longitud. Los operarios trabajarán en un carril abierto, dando paso alternativo al tráfico.

Después, se aplicará el hormigón en todo el tramo, que quedará balizado y se procederá al asfaltado de la zona afectada.

Según el Consell, en el caso de que los trabajos se alarguen más de lo previsto, se podría abrir el tráfico sobre el hormigón una vez éste se haya secado.

En principio, la empresa prevé actuar sobre los otros dos puntos con deficiencias, así como eliminar el empedrado de la zona de ocupación temporal, algo que dependerá del desarrollo de los trabajos en el tramo anterior, más conflictivo e inseguro, según ha señalado el Consell.